lunes, 24 de abril de 2017

Organizaciones de masas rinden homenaje al Camarada Prudvi, joven guerrillero naxalita asesinado por las fuerzas de seguridad



El 23 de octubre de 2016 en un ataque conjunto de la policía de Andhra y Odisha a un campamento de la guerrilla naxalita en  la aldea de Ramaguda en el distrito de Malkangiri fueron asesinados brutalmente 31 ocupantes del campamente entre guerrilleros y pobladores locales que les prestaban apoyo. Entre los asesinados estaba el Camarada Prudvi.

Declaración de CPI (Maoista) sobre la masacre de Malkangiri:

http://revolucionnaxalita.blogspot.com.es/2016/11/declaracion-de-cpi-maoista-sobre-el.html

En el video se puede ver el homenaje que rindieron al Camarada Prudvi organizaciones de masas en Odisha y se puede ver el gran apoyo popular que goza la guerrilla naxalita.

-----------

domingo, 23 de abril de 2017

50 años de la Rebelión de Naxalbari

Mural realizado en la India dedicado al 50 aniversario de la rebelión de Naxalbari


"Las ráfagas del viento de Naxalbari arrancaron décadas de hedor revisionista e incitaron a la rebelión"
 
"Naxalbari hizo temblar literalmente al país entero. La furia reprimida de los más pobres de la sociedad, de los adivasis y de los dalits , además de otros campesinos pobres y sin tierra, estalló en rugientes tormentas de furia revolucionaria en numerosos lugares en todo el país".


En 1967 una gran insurrección de obreros y campesinos de la región de Naxalbari (de ahí­ que se denomine naxalitas a los revolucionarios maoí­stas indios) se alzaba contra la opresión feudal de las castas aristocráticas de la región.
 
Hace 50 años, la rebelión armada de los campesinos de Naxalbari, una aldea en el estado de Bengala Occidental, fue la causa de una conflagración revolucionaria en la India. Siglos de grilletes de opresión y explotación fueron atacados. Los revisionistas apelaron a continuar viviendo tan obedientemente como los esclavos pero fueron ignorados con desdén. Los campesinos pobres y pisoteados se atrevieron a tomar el poder político y a expropiar los frutos de su trabajo a los odiados terratenientes.
 
Empuñando armas rudimentarias, palos, hoces y machetes, se levantaban contra el gobierno indio, que respondió con una represión atroz que costó miles de vidas y el arrasamiento de pueblos y comarcas enteras, cuyos habitantes tuvieron que huir y esconderse en los bosques cercanos.

Naxalbari hizo temblar literalmente al país entero. La furia reprimida de los más pobres de la sociedad, de los adivasis y de los dalits (tribus e "intocables" de la sociedad de castas), además de otros campesinos pobres y sin tierra, estalló en rugientes tormentas de furia revolucionaria en numerosos lugares en todo el país. Las ráfagas del viento de Naxalbari arrancaron décadas de hedor revisionista e incitaron a la rebelión, a cientos de cuadros, atrapados en partidos como el PCI y el PCM1. En Calcuta y en un número de pequeños centros industriales, grandes grupos de trabajadores y de gente pobre urbana, rompieron con los lugartenientes sindicales. Un gran número se lanzó a la batalla, luchando en la vanguardia de la revolución agraria armada como proletarios conscientes de clase. Muchos sectores sociales, como profesionales, académicos y otros, se unieron al festival revolucionario de las masas. Naxalbari contagió a toda una generación de jóvenes y estudiantes, y encauzó el vigor revolucionario de miles de jóvenes, prendidos de los ideales comunistas de servir al pueblo y de autosacrificio por la causa de la revolución.

A pesar de largos períodos de dominación revisionista anteriores a Naxalbari, el movimiento comunista en la India también tuvo una inspirado­ra historia de lucha revolucionaria. Fueron notables los cinco años de la lucha armada de Telengana a fines de los años 40, la cual logró establecer el poder rojo en cientos de aldeas durante su apogeo, pero a la cual, luego, la traicionó la dirección del PCI.

Naxalbari elevó el proceso de ruptura con los revisionistas y de forjar una auténtica vanguardia comunista a una nueva y superior etapa. En 1969, se dio un audaz paso: se formó el Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista), bajo la dirección de Charu Mazumdar. El congreso de fundación del PCI(ML), que se celebró en 1970 en medio del avance de la lucha armada, adoptó un programa que caracterizó a la sociedad como semifeudal y semicolonial, e identificó los blancos de la revolución como el feudalismo, el capitalismo comprador-burocrático, y el imperialismo y el socialimperia­lis­mo (como el representado por el entonces existente bloque soviético). El congreso fijó las tareas en la etapa de una revolución de Nueva Democracia y el camino de la Guerra Popular prolongada.



-----------

A esto lo llamamos progreso

 


Por Arundhati Roy

Traducido para el CEPRID por Mar Samos, enero 2013

No sé hasta dónde retroceder en la historia para empezar, así que voy a poner el hito en el pasado reciente. Voy a empezar en los primeros años noventa, poco después de que el capitalismo ganase su guerra contra el comunismo soviético en las montañas inhóspitas de Afganistán. El gobierno de la India, que fue durante muchos años uno de los líderes del movimiento de los no alineados, de repente se convirtió en un país completamente alineado y comenzó a autodenominarse el aliado natural de los EEUU e Israel, y abrió sus mercados protegidos al capital global. La mayoría de la gente habla de las guerras medioambientales pero en el mundo real es muy difícil separar esas guerras de todo lo demás: la guerra contra el terrorismo, por ejemplo; el uranio empobrecido, los misiles, el hecho de que fuese el complejo militar-industrial quien verdaderamente sacó a los EE.UU. de la Gran Depresión y que, desde entonces, las economías de Estados Unidos, de muchos países europeos y ciertamente la de Israel, han tenido intereses en la fabricación de armas. ¿De qué sirven las armas si no se van a utilizar en las guerras? Las armas son absolutamente esenciales, no solo para conseguir el petróleo u otros recursos naturales, sino para el complejo militar-industrial en sí mismo pues para seguir adelante necesitan armas.
 
Hoy, mientras hablamos, los EEUU, y quizás China e India, están inmersos en una guerra por el control de los recursos de África. Miles de soldados estadounidenses así como escuadrones de la muerte están siendo enviados a África. El presidente "Yes We Can" ha extendido la guerra de Afganistán a Pakistán. Allí atacan con aviones no tripulados matando niños como si fuera la cosa más normal.
 
En la década de 1990, cuando la India abrió sus mercados, cuando desmanteló todas las leyes que protegían a los trabajadores, cuando se privatizaron los recursos naturales, cuando ese proceso se puso en marcha, el gobierno de la India abrió dos cerrojos: uno que cerraba los mercados, y otro que bloqueaba una antigua mezquita del siglo XIV, un espacio disputado por hindúes y musulmanes. Para los hindúes era el lugar donde nació Ram, y los musulmanes, por supuesto, lo utilizan como mezquita. Al abrir ese cerrojo, la India puso en marcha una especie de conflicto entre las comunidades mayoritaria y minoritaria, una forma de dividir a la gente constantemente. Encontrar maneras de dividir a la gente es la práctica principal de cualquiera que esté en el poder.
 
La apertura de estos dos cerrojos desató dos tipos de totalitarismos en la India: uno fue el totalitarismo económico y el otro era el fundamentalismo hindú. Estos procesos crearon lo que el gobierno denomina “terrorismo”. Había terroristas islamistas y había lo que hoy el gobierno llama "maoístas", que son cualquier persona que se resiste al proyecto de la civilización, del progreso, del desarrollo. Alguien que se resiste a la desposesión de sus tierras o a la destrucción de los ríos y los bosques, es hoy un maoísta. “Maoístas” son el extremo más militante de un ancho de banda de los movimientos de resistencia que tiene a los “Gandhistas” en el otro extremo del espectro. El tipo de estrategia que la gente adopta para resistir la embestida del capital global es muy a menudo no una opción ideológica sino una elección táctica, dependiendo del paisaje en el que se libran las guerras.
 
Desde 1947, desde que se convirtió en una república soberana, la India viene desplegando su ejército en contra de lo que llama su propio pueblo. Ahora, gradualmente, aquellos Estados donde desplegaron tropas son estados en los que la gente lucha por su libre determinación. Son estados a los que el Estado descolonizado de la India colonizó de inmediato. Actualmente esas tropas están defendiendo los derechos del gobierno para construir grandes embalses y proyectos de energía, para llevar a cabo los procesos de privatización. En los últimos cincuenta años, más de treinta millones de personas han sido desplazadas solo por los grandes embalses en la India. Por supuesto, la mayoría de ellos son indígenas o personas que viven de la tierra.
 
El resultado de veinte años de este tipo de libre-mercado y del fantasma del terrorismo es el vaciamiento de la democracia. Veo un montón de gente que usa el término democracia como una buena palabra, pero en realidad, si lo pensamos, la democracia hoy en día no es lo que era. Hubo un tiempo en que el gobierno estadounidense derribaba democracias en América Latina y en cualquier lugar. Hoy en día desata guerras para implantar la democracia. Se han llevado la democracia al taller y la están vaciando.
 
En la India, cada una de las Instituciones ya sean los tribunales o el Parlamento, o la prensa, han sido vaciadas y puestas al servicio del libre mercado. Hay rituales vacíos para ocultar lo que realmente sucede, y es que la India sigue militarizándose, sigue convirtiéndose en un estado policial. En los últimos veinte años, después de haber abrazado al libre mercado, doscientos cincuenta mil agricultores se han suicidado debido a que fueron encadenados a la deuda. Esto nunca ha sucedido antes en la historia humana. Sin embargo, es obvio que cuando el “establishment” tiene que elegir entre agricultores suicidas y terroristas suicidas, usted ya sabe por cuáles van a apostar. No les importa esa estadística ya que le ayudan; lo lamentan, hacen algo de ruido, pero siguen con lo que están haciendo.
 
Hoy en día la India tiene más habitantes que todos los países más pobres de África juntos. El 80 por ciento de su población vive con menos de veinte rupias al día, lo que es menos de cincuenta centavos al día (menos de cuarenta céntimos de euro). Ese es el contexto en el que los movimientos de resistencia están operando.
 
Por supuesto la India tiene poder mediático -no conozco a ningún otro país con tantos nuevos canales de noticias, todos ellos financiados o propiedad directa de las empresas, incluyendo las mineras y las de infraestructuras. La gran mayoría de las noticias están financiadas por publicidad corporativa, así que pueden imaginar lo que pasa con eso. El primer ministro de la mayor democracia del mundo, Manmohan Singh, que fue más o menos colocado por el FMI, no ha ganado unas elecciones en su vida. Se presentó una vez y las perdió, pero a continuación le pusieron donde está. Él fue quien siendo ministro de finanzas desmanteló todas las leyes y abrió las puertas de la India al capital mundial.
 
En una ocasión yo estaba en una reunión con los trabajadores del hierro, y Manmohan Singh, entonces primer ministro, había sido el líder de la oposición en el Parlamento. Un poeta Hindi leyó un poema titulado "¿Qué hace Manmohan Singh estos días?" cuyas primeras líneas eran: "¿Qué hace Manmohan Singh estos días? ¿Qué hace el veneno una vez dentro del torrente sanguíneo?". Ellos sabían que lo que tuviera que hacer ya estaba hecho y ahora era solo cuestión de que siguiera su curso.
 
En 2005, durante el primer mandato del actual gobierno indio, éste firmó cientos de “Memorandos de Entendimiento” (MOUs) con las empresas mineras, con las empresas de infraestructuras y otras, para la explotación de una gran porción de las tierras boscosas de la India central. Se estima que en la India hay unos cien millones de indígenas y si usted mira un mapa de la India, los minerales, los bosques y la población indígena están todos apilados, una capa sobre otra. Muchos de estos “Memorandos de Entendimiento” se firmaron con estas empresas mineras en el 2005. En ese momento, en el estado de Chhattisgarh, que es donde esta gran guerra civil se está desarrollando ahora, el gobierno reclutó a una milicia tribal, financiada por estas empresas, básicamente para que atravesaran la selva limpiándola de gente con el fin de ejecutar los “Memorandos de Entendimiento”. Los medios de comunicación comenzaron a llamar a esta franja de bosque el "Corredor maoísta." Algunos de nosotros la llamábamos el "Corredor MOUista". Por entonces anunciaron una guerra llamada "Operation Green Hunt". Doscientos mil paramilitares empezaron a entrar en los bosques, junto con la milicia tribal, para limpiarla de lo que el gobierno llamaba Maoístas.
 
El movimiento maoísta, con distintas caras, ha existido en la India desde 1967, año en que se produjo el primer levantamiento. Sucedió en una aldea de Bengala Occidental llamada Naxalbari, por lo que los maoístas son a veces llamados naxalitas. Por supuesto que es un partido clandestino, prohibido. Ahora cuenta con un Ejército Guerrillero Popular de Liberación. Miles de personas han muerto en este conflicto. Hoy en día hay miles de personas en la cárcel, y todos ellos son llamados maoístas, aunque realmente no todos lo son porque, como ya he dicho, hoy en día a quien resiste se le conoce como terrorista. Han hecho equivalentes Pobreza y Terrorismo. En los estados del noreste tenemos leyes como la Ley de Poderes Especiales de las Fuerzas Armadas que permite a los soldados matar ante una sospecha. En toda la India tenemos la Ley de Prevención de Actividades Ilegales que básicamente considera delito pensar en contra del gobierno, lo que puede penarse con hasta siete años de cárcel.
 
Este es el ambiente que se estaba creando, y los medios de comunicación participaban en esta orgía de "maoístas-terroristas." A estos se les confundía con el Lashkar-e- Taiba*, por lo que se les podía ver en la televisión con pasamontañas y AK-47, y la clase media literalmente clamaba venganza. Por entonces yo había escrito un par de artículos sobre el asunto y cuando mencioné a la minería los presentadores de televisión me miraron como si estuviera loca. ¿Cuál era la relación entre guerrilleros “malos” y corporaciones mineras “buenas”? En mi libro “Notas de campo sobre la democracia” hay una parte que trata de cómo el Tribunal Supremo de la India dictó una sentencia dando por imposible acusar a una corporación de mala praxis.
 
En pocas palabras, eso dice.
 
Si nos fijamos en la historia de la lucha por la tierra en la India, lo que es realmente triste es que después de que la India se independizara la reforma agraria fue una de las tareas más importantes en la agenda del nuevo gobierno. Esta fue, por supuesto, pervertida por los políticos, que eran gente de clase alta, propietarios de tierras. Ellos introdujeron tantas salvedades en el ordenamiento jurídico que no hubo redistribución alguna. Por ello, en la década de 1970, poco después del comienzo del movimiento naxalita, cuando los primeros levantamientos, lo que se buscaba era la redistribución de la tierra. El movimiento decía “la tierra para quien la trabaja”. Fue aplastado; enviaron al ejército. El gobierno de la India, que se dice democrático, nunca duda en llamar al ejército. Hoy en día la gente ha olvidado por completo la idea de la redistribución. Ahora la gente está luchando solo para aferrarse a lo poco que tienen. A eso lo llamamos "progreso." El ministro del Interior, según se afirma, quiere al 70 por ciento de la India viviendo en las ciudades, lo que significa que quiere entre 500 y 600 millones de personas desplazándose. ¿Cómo hacer que eso suceda si no es convirtiéndose en un estado militar? ¿Cómo hacer eso si no es construyendo grandes embalses y grandes proyectos térmicos y con energía nuclear?
 
En muchos sentidos, hemos retrocedido. Hasta las políticas más radicales las ponen en práctica personas que tienen el privilegio de poseer la tierra. Hay millones y millones de personas que no tienen tierras, que son personas asalariadas, mal pagadas, viviendo en los márgenes de gigantescas metrópolis que componen la India de hoy. La política sobre la tierra es radical en un sentido, pero en otro ha dejado fuera a los más pobres, porque están fuera de la ecuación. No hablamos ya más de justicia. Ninguno de nosotros lo hace; sólo hablamos de derechos humanos o de supervivencia. No hablamos de redistribución. En Estados Unidos 400 personas poseen más riqueza que la mitad de la población estadounidense. No deberíamos estar diciendo que los ricos paguen impuestos, sino que deberíamos decir “tomemos su dinero y redistribuyámoslo, tomemos sus bienes y redistribuyámoslos”.
 
***
 
Hoy en día, una de las mayores batallas que se libran en la India es por la extracción de bauxita, la principal mena del aluminio, que es esencial para el complejo militar-industrial. Hay bauxita en las montañas de Orissa y Chhattisgarh por valor de cuatro billones de dólares. Son hermosas las montañas de bauxita; son montañas de cumbres planas. La bauxita es una roca porosa y cuando llueve las montañas absorben el agua, son como tanques de agua; dejan que el agua salga por los dedos de sus pies y que riegue las llanuras. Las compañías mineras, que han comprado la bauxita por un pequeño “royalty” al gobierno de la India, ya lo han vendido en el mercado de futuros. Para la población local, la bauxita en la montaña es la fuente de su vida y su futuro, su religión y todo. Para la empresa de aluminio, la montaña es sólo una instalación de almacenamiento barato. Ya está vendida, de manera que la bauxita ha de salir sea pacífica o violentamente.
 
El gobierno indio, la mayor democracia del mundo, tiene la intención de sacar al ejército para que luche en la India central contra los pueblos más pobres del mundo.
 
Mucha de la violencia y la represión del gobierno indio la subcontrata a grupos mafiosos; no siempre actúa como Estado. A menudo, los académicos o los periodistas o estos presentadores idiotas de los estudios de televisión iniciarán un debate basado en la pregunta “¿es la violencia moral o inmoral?” (envíe un sms con su respuesta, ya).
 
Por supuesto, la gente no necesariamente funciona así. Usted puede ser maoísta en el bosque y un Gandhi en la calle. Puede cambiar de identidad dependiendo de lo que más le convenga tácticamente; no es como si tuviésemos que jurar ser esto o lo otro. Algunas personas lo hacen, otras no. Creo que lo que sucede en la India es que hay algo falso en este debate porque está impregnado de una especie de falsa moralidad. Después de todo, si la gente de la clase media apoyara esa lucha -lo que es un oxímoron, no lo harán-, entonces entendería que dijeran que todos deberíamos unirnos y hacer una huelga de hambre. Pero si usted va a alejarse de ese pueblo que ha sido rodeado por un centenar de policías y lo están quemando, entonces es inmoral que ensaye una conferencia para decirles cómo deberían protegerse. Muy a menudo, cuando vemos lo que se hace con las personas, sentimos ira y humillación si no hay respuesta. La gente me pregunta por qué escribo y respondo que es para no ser humillada. Yo no escribo para nada más que para no ser humillada. Cada vez que escribo me digo que no voy a hacerlo más, pero es como que no puedo contenerlo dentro de mi cuerpo; escribo y es un alivio.
 
Como escritora, si sabes algo y lo silencias, es como morir. Entre las diferentes opciones del miedo, sigo prefiriendo escribir a no escribir.
 
***
 
Durante muchos años he estado escribiendo y siguiendo los movimientos de resistencia y de la nueva política económica. Siempre me ha parecido que las posibilidades de llegar a la desesperación son mucho mayores en los hogares de la clase media que en el terreno donde la gente está luchando. La clase media puede elegir entre la esperanza y la desesperación igual que pueden elegir entre champú para cabello seco y para cabello graso; tienen la posibilidad de elegir entre hacer política y hacer diseño (de interiores). Las personas en lucha no tienen elección; están luchando y se concentran y saben lo que están haciendo. Polemizan mucho entre sí, por supuesto, pero eso está bien.
 
Cuando aterricé en Nueva York, una de las primeras cosas que hice fue ir a la ocupación de Wall Street, porque quería ver quiénes eran, de qué se trataba y cómo conectan con las cosas por las que hemos estado luchando y escribiendo. Independientemente de lo que son las diversas tendencias y del hecho de que el movimiento no tiene reivindicaciones y que no tiene líderes identificables, es evidente que hay una conexión entre lo que está pasando en el movimiento Occupy y lo que está sucediendo en la India. Esa conexión es la de la exclusión. Estas son las personas que están excluidas. Claramente no son las 400 familias que poseen más riqueza que la mitad de los estadounidenses. No son los cientos de personas en la India que son dueños del 25 por ciento del PIB de la India.
 
Mientras muchos de nosotros creemos en la revolución y en que el sistema debe ser derribado, ahora mismo, lo menos que se puede pedir para empezar es poner un límite a todo esto. Soy una cappist y una liddite**. Tenemos que decir un par de cosas: una es que ningún individuo puede tener una cantidad ilimitada de riqueza. Ninguna corporación puede tener una cantidad ilimitada de riqueza. Este tipo de participaciones cruzadas en la propiedad de las empresas realmente debe acabar.
 
En la India, Tatas es la mayor multinacional. Son dueños de las minas de hierro, de las plantas de fabricación del acero, de la sal yodada y son los proveedores de televisión. Los que fabrican camiones, subvencionan activistas, lo hacen todo. Hay una empresa de hierro y aluminio llamada Jindal. Tienen minas de hierro, plantas siderúrgicas. El director ejecutivo (en el original, CEO) es miembro del Parlamento. También creó la Fundación de la Bandera Nacional, porque obtuvo el derecho a enarbolar la bandera nacional en su casa. Dirigen una escuela de derecho internacional a las afueras de Delhi, que es como un campus de Stanford, en medio de la miseria más increíble que podamos imaginar. Tienen profesorado que llega de todas partes del mundo cobrando salarios elevados. Ellos financian y promueven a artistas de vanguardia que trabajan con acero inoxidable. Recientemente hicieron un taller de protesta para el cual llegaron en avión activistas a este campus increíblemente elegante donde hicieron poesía de protesta y consignas de protesta. Ellos son dueños de todo, son propietarios de la resistencia, de las minas, del Parlamento, de la bandera, de los periódicos. No dejan que nada se les escape. Estas son algunas cosas simples que tienen que acabar. Berlusconi controla indirectamente el 90 por ciento de los medios de comunicación en Italia, así que ¿qué más da que no sea el Presidente?
 
Es una especie de locura que también podría tener algunas soluciones simples. Por ejemplo, tal vez los niños no deban heredar la riqueza que sus padres amasan. Todos podemos encontrar algunas soluciones simples como ésta, que nos llevarían a direcciones correctas.
 
Notas de la traductora:
 
• * Lashkar-e-Taiba: literalmente, “Ejército de los Puros”, movimiento radical islamista originario de Cachemira. Surgido en Afganistán en 1990. (Fuente Wikipedia)
 
• ** “A cappist and a liddite”, en ingles en el original, adjetivan dos términos “cap” y “lid” que tienen el sentido de poner límite (cap) y poner tapa, techo (lid), a lo que está sucediendo. Lo que no deja claro en el texto es el contenido exacto de su autodefinición.
 
Este texto es la transcripción del discurso pronunciado en la conferencia “La Tierra en Riesgo”, sobre los malos usos de la democracia y el poder revolucionario de la exclusión.
 
------------

martes, 4 de abril de 2017

Los naxalitas utilizan grandes paneles solares para hacer funcionar sus imprentas clandestinas.


RAIPUR: Las fuerzas de seguridad se sintieron confundidas al encontrar una imprenta de prensa contemporánea instalada por el ilegalizado Partido Comunista de la India (Maoísta) en una montaña en el remoto terreno boscoso de Madopara, en el distrito de Sukma, al sur de Chhattisgarh.

La unidad de impresión, que según se informa fue utilizada para publicar documentos, declaraciones y otras publicaciones de la organización prohibida, fue finalmente destruida por los soldados.
 
En varios pueblos distantes en las áreas inhóspitas de la zona de conflicto de Bastar con necesidad de fuentes de alimentación fuera de la red, los naxalitas parecen haber encontrado su manera de aprovechar el poder del sol con placas solares para generar electricidad para su uso.
 

"Durante una operación de búsqueda, las fuerzas de seguridad encontraron una pequeña imprenta instalada en la parte superior de la montaña, alimentada por paneles solares portátiles, donde se trazaron algunos documentos impresos y otras publicaciones de los naxalitas ", dijo un alto funcionario de policía.

El equipo, la máquina de impresión y las baterías eran bastante pesadas para llevar, y fueron destruidas por las fuerzas de seguridad.
 
Fuente:   The New Indian Express
 
-----------

Naxalitas aniquilan a un ex mercenario del grupo paramilitar Salwa Judum


 
 
4 de abril de 2017
 
El 3 de abril combatientes naxalitas del Ejército Guerrillero de Liberación Popular dieron muerte a un ex activista de Salwa Judum (grupo paramilitar fascista) en el distrito de Bijapur , informa Indian Express .
 
 Modiam Somlu (50 años) fue aniquilado por los naxalitas en la aldea de Loharpara. Somlu, originario de la aldea Pundri, había ido a Loharpara, a unos 400 kilómetros de Raipur, para traer 'sulfi' (una bebida popular entre tribales) cuando un grupo de guerrilleros naxalitas le emboscaron.
 
Salwa Judum (Campaña por la Paz) es un movimiento paramilitar contrainsurgente organizado por el gobierno indio que se inspira en las “aldeas estratégicas” creadas por los yankis en Vietnam y que se basan en utilizar a civiles para enfrentar a la insurgencia comunista. Este grupo paramilitar es responsable de numerosas muertes y excesos en las zonas de influencia naxalita. Mas información sobre este grupo paramilitar en este enlace: http://www.lahaine.org/index.php?p=20182 
 
----------

sábado, 1 de abril de 2017

FDLP-EC: LIBERTAD Dr Ssaibaba




El Dr. Saibaba es el claro ejemplo de cómo un verdadero hijo del pueblo debe asumir la ideología, cómo defenderla y cómo llevarla a la práctica aún desde condiciones difíciles.
Desde temprana edad, el Dr. Saibaba, tiene una seria patología que devino en una significativa discapacidad de sus extremidades inferiores, razón por la cual tiene que hacer uso permanente de una silla de ruedas para movilizarse.
Académico, íntimamente ligado a las luchas del pueblo en la India, sobre todo de aquella que se opone y condena la campaña de “tierra arrasada” que lleva adelante el aparato militar de la India (Green Hunt). De hecho, las hienas de la reacción de ese país lo dibujan como un peligro para la “seguridad” del viejo Estado. Es así, un hijo del pueblo, con limitación motora es un “peligroso enemigo” para el viejo poder burocrático terrateniente en la India. Bajo esa consideración, las rancias autoridades de ese país han condenado al Dr Saibaba a cadena perpetua.
Una vez más el pueblo del Ecuador manifiesta su más profundo rechazo a la decisión de las autoridades indias que yéndose en contra de toda norma del derecho internacional, de aquello que rimbombantemente llaman “derechos humanos”, pero sobre todo, contra los derechos del pueblo y aquellos que atañen al Dr. Saibaba, lo han sentenciado de por vida a la cárcel, privándole no solo de su libertad, sino de sus derechos a atención médica.
La insania predadora del viejo Estado busca ensañarse con el Dr. Saibaba pretendiendo constreñir o neutralizar la creciente propuesta popular que entre otras tantas manifestaciones, en la India, se presenta de la forma más elevada, la guerra popular.
"Al hombre le pueden quitar las cosas menos lo que tiene acá (en el cerebro), a nadie se lo quitan, así lo maten" manifestó el Presidente Gonzalo cuando fue detenido en Lima en 1992. Y es así, lo pueden torturar, tomar en calidad de prisionero, pero la ideología está ahí por sobre todas las cosas, y eso, imposible ponerlo entre cuatro paredes.
El pueblo del Ecuador exige la inmediata libertad del Dr. Saibaba y excita a los pueblos oprimidos del mundo a mantener una sostenida campaña internacional hasta conquistar el cometido: la libertad del Dr. Saibaba.


¡LIBERTAD PARA EL DR. SAIBABA!
¡VIVAN LAS LUCHAS DEL PUEBLO EN LA INDIA!
¡ALTO A LA VIOLENTA Y CRECIENTE REPRESIÓN DEL VIEJO ESTADO EN LA INDIA!

Frente de Defensa de Luchas del Pueblo Ecuador.


--------

martes, 21 de marzo de 2017

Condenan a cadena perpetua a 13 trabajadores de la fábrica Maruti Suzuki que protagonizaron una rebelión contra condiciones de explotación y tratos denigrantes



Foto de la fábrica tras la rebelión de los trabajadores

 
 
Los disturbios en la fábrica de Maruti Suzuki estallaron tras el despido de un empleado que había abofeteado a un directivo después de que este le infligiera un trato denigrante.
 
91 trabajadores fueron arrestados por los disturbios
 
Los disturbios obligaron a cerrar la planta de autos Suzuki



18 de marzo de 2017

Un tribunal indio condenó el pasado sábado a cadena perpetua a trece trabajadores de la compañía automovilística Maruti Suzuki por la muerte de un directivo de la empresa, que fue quemado vivo, durante una protesta de los trabajadores, contra las condiciones laborales y el trato denigrante que recibían, en el estado septentrional de Haryana en 2012.

La corte, que ya había declarado culpables el 10 de marzo a los acusados, también impuso una pena de 5 años a otros cuatro antiguos trabajadores de Suzuki Maruti y una multa de 2.500 rupias (unos 35,5 euros) a catorce por su participación en los hechos, informó la agencia local PTI.

El estallido de los trabajadores tuvo lugar en agosto de 2012, cuando hubo una rebelión en la fábrica de Maruti Suzuki debido al despido de un trabajador que había abofeteado a un directivo después de que este le infligiera un trato denigrante.

El problema se inició cuando se produjo un altercado entre un supervisor y un trabajador, pero este último fue despedido de inmediato, lo que originó una protesta multitudinaria en la planta automotriz que se salió de control.

Tras los choques, un grupo de trabajadores intentó encerrar en una sala a ejecutivos de la empresa, algunos de los cuales se hicieron los muertos para salvar la vida.

El fallecido fue identificado como Awanish Kumar Dev (jefe de Recursos Humanos de la fábrica)  y 91 trabajadores fueron arrestados acusados de asesinato, y más de 50 personas resultaron heridas, entre ellas 40 ejecutivos y directivos de la fábrica de automóviles.

Durante la protesta se produjo un incendio que, según la sentencia, fue provocado por los trabajadores, en el que murió el jefe de Recursos Humanos de la firma y que afectó a parte de la planta automovilística.

Además, un centenar de personas resultaron heridas en la revuelta.

La policía india además acuso a los trabajadores protagonistas de la rebelión de tener vínculos con los naxalitas y concretamente decían que el PCI (Maoísta) contaba con bases en la ciudad.

En un comunicado publicado en 2012, Maruti Suzuki aseguró que los altercados no se debían a problemas en las relaciones con los empleados por cuestiones de salarios o condiciones de trabajo, sino que era un "acto de violencia colectiva orquestado" desde fuera.

Maruti Suzuki es el fabricante de coches líder de ventas en la India y produce 1,5 millones de vehículos al año, según datos de la compañía.
 
 
----------

Juicio popular a soplón policial en Jharkhand.



 
New Delhi, 14.03.17
 
Un reporte de la agencia TNN informa que en un destacamento del EGPL, de unos treinta combatientes, acudió a la localidad de Baltharwa en el distrito de Bokaro y tras colocar carteles denunciando a un maestro local como informador de la policía, realizó un Juicio Popular (Jan Adalat) ante las masas allí reunidas, procediendo posteriormente a destruir con explosivos la vivienda del soplón que no estaba en la localidad en el momento de los hechos.
 
Fuentes policiales afirman que no acudieron a la localidad para evitar ser emboscados por los naxalitas.
 
En otra acción, en la localidad de Bodli Mela, en el distrito de Bijapur, un agente de las CRPF resulto muerto por disparos de un comando maoísta, el pasado día 14 de marzo informa The Asian Age.
 
-----------

sábado, 11 de marzo de 2017

Doce policías muertos en una emboscada de la guerrilla naxalita en el este de la India



Al menos doce policías de la Fuerza Central de Reserva Policial (CRPF, en inglés) murieron y un número indeterminado resultaron heridos hoy en una emboscada tendida por el comunista Ejército Guerrillero de Liberación Popular (PLGA, por sus siglas en inglés) en el estado de Chhattisgarh, en el este de la India, informaron fuentes oficiales.

Un grupo del batallón 219 de la CRPF fue emboscado cuando tomaba parte en una patrulla en el área de Bheji, en el distrito de Sukma, un ataque en el que sufrió doce bajas, informó el cuerpo policial en su cuenta de Twitter.

Los guerrilleros naxalitas han logrado además hacerse con diez pistolas y el equipo de radio que utilizaban los policías. Los policías estaban desplegados para garantizar la seguridad de unas obras de construcción de carreteras, según informa la televisión india NDTV.

Los heridos han sido evacuados en helicóptero hasta la Unidad Quirúrgica de Campo de la CRPF de Bheji y también se han enviado refuerzos a la zona en una operación que continúa abierta, según el último comunicado de la CRPF.

El primer ministro indio, Narendra Modi, ha expresado ya su pesar por estas muertes. "Estoy entristecido por la muerte de personal de la CRPF en Sukma. Tributos a los mártires y condolencias a las familias. Ójala los heridos se recuperen pronto", ha apuntado a través de su cuenta en Twitter.

"Los responsables de este incidente de Sukma serán llevados ante la justicia", ha asegurado por su parte el ministro del Interior indio, Rajnath Singh también a través de Twitter. Sukma visitará la zona este mismo sábado.
 
-----------

miércoles, 8 de marzo de 2017

RBC: !Exigimos la libertad del profesor G.N. Saibaba, condenado a cadena perpetua por el régimen fascista hindú!




La Red de Blogs Comunistas (RBC) se hace eco de la denuncia a la condena del profesor Saibaba a cadena perpetua por el régimen fascista hindú, en el marco de la persecución contra toda protesta social y política y, en especial, contra los revolucionarios, el Partido Comunista de la India (Maoista) y el movimiento naxalita, y se une a la exigencia de su liberación.
 
 
!Viva la Revolución Naxalita y el PCI (m)!
!Libertad para el profesor Saibaba y todos los presos políticos del régimen fascista hindú!
 
 


***

INDIA URGENTE: El profesor G.N. Saibaba condenado a cadena perpetua.

Un reporte de la agencia IANS informa que el profesor de la Universidad de Delhi G.N. Saibaba junto a otros cuatro acusados de tener vínculos con el clandestino Partido Comunista de la India (maoísta) han sido condenados a cadena perpetua por el Tribunal de Sesiones de Gadchiroli (Maharashtra).

El profesor Saibaba, de 47 años y con una minusvalía de un 90% fue detenido en mayo de 2014 acusado de ser miembro del PCI (maoísta). Después de permanecer en penosas condiciones en la cárcel de Nagpur, fue autorizado, en régimen de libertad condicional, a seguir un tratamiento médico en abril del pasado año.

La fiscalía sostuvo que Mishra, Tirki y Narote entraron a los bosques de Gadchiroli en Maharashtra para reunirse con Narmada Akka, un alto comandante maoísta, del que recibieron 500.000 rupias, para entregar al profesor Saibaba con el objetivo de difundir la ideología maoísta en el la ciudad.

Junto al profesor Saibaba han sido condenados a cadena perpetua el estudiante de la Jawaharlal Nehru University y miembro de la Unión Democrática de Estudiantes (DSU), Hem Mishra, el periodista Prashant Rahi, Mahesh Tirki y Pandu Narote.

Miembro fundador del Frente Democrático Revolucionario, el profesor Saibaba es un prestigioso intelectual revolucionario y su caso ha levantado una importante ola de solidaridad a nivel internacional, siendo su caso tratado incluso en el Parlamento Europeo.

correovermello-noticias

------------

El profesor universitario G.N. Saibaba condenado a cadena perpetua.

G.N. Saibaba


Nueva Delhi, 7 mar (EFE).- Un tribunal de la India condenó hoy a cadena perpetua a un profesor universitario parapléjico y a otras cuatro personas por supuestos vínculos con el movimiento insurgente maoísta, informó a Efe el abogado del docente.
 
"El profesor G.N. Saibaba ha sido condenado a cadena perpetua esta mañana por supuesta relación con el maoísmo", dijo Surendra Gadling, letrado del profesor de la Universidad de Delhi, una de las más importantes del país.
 
El tribunal del distrito de Gadchiroli, en el estado occidental de Maharashtra, condenó a la pena máxima de prisión al docente, que se encontraba en libertad bajo fianza desde el pasado junio y que padece una paraplejia y un 90 % de discapacidad física, junto a otras cuatro personas.
 
Además, un quinto acusado fue condenado a diez años de cárcel, informó la agencia india IANS.
 
Saibaba fue detenido en 2013 después de que la policía le relacionase con el hallazgo en manos de varios de sus estudiantes de documentos, discos duros y memorias USB pertenecientes al ilegalizado Partido Comunista de la India Maoísta (CPI-M).
 
Uno de los estudiantes arrestados declaró entonces que actuaba como mensajero entre el profesor de la Universidad de Delhi y líderes maoístas, de acuerdo con IANS.
 
La guerrilla maoísta, conocida localmente como "naxalita", nació de una revuelta en una aldea del estado oriental de Bengala en 1967 y después se desplazó a estados cercanos, como Orissa.
 
Hoy está activa sobre todo en el llamado "cinturón rojo", una franja de territorio que cubre el centro y el este de la India.
 
Según datos del Portal de Terrorismo del Sur de Asia, 433 personas fallecieron en 2016 en incidentes extremistas de corte izquierdista ocurridos en la India.
 
----------

Victoriosa emboscada del EGPL en Chhattisgarh.



correovermello-noticias

 New Delhi, 03.03.17

 Medios de prensa india informan de un enfrentamiento entre unidades del maoísta EGPL (Ejército Guerrillero de Liberación Popular) y fuerzas del 10º Batallón de la Chhattisgarh Armed Forces (CAF) en el distrito de Bijapur.

 Unidades del EGPL tendieron una emboscada a las fuerzas enemigas que realizaban una patrulla, cerca de la localidad de Cherli. En el enfrentamiento, resultaron muertos dos miembros de las CAF y otros dos fueron heridos. No se informa de bajas entre las fuerzas revolucionarias.

 En otra acción atribuida a los naxalitas se informa de la voladura de un tramo de carretera en el distrito de Kalahandi, Odisha.
 
------------

Acciones de sabotaje de la guerrilla naxalita para protestar por asesinatos extrajudiciales

Sabotaje realizado por la guerrilla naxalita


Diversas acciones de sabotaje y agitación política fueron llevadas a cabo por la guerrilla naxalita como parte de una bandh (huelga) nacional convocada el lunes para protestar por los asesinatos extrajudiciales disfrazados de intercambio de disparos con la guerrilla, las violaciones de mujeres tribales por las fuerzas de seguridad y la falta de cumplimiento de las promesas hechas a los campesinos por el gobierno.

En las primeras horas del lunes, los guerrilleros naxalitas incendiaron un depósito de madera en un bosque y bloquearon una carretera en el distrito de Gadchiroli en Maharashtra, dijo la policía. La circulación quedo completamente cortada en este tramo.

También se produjeron diversos sabotajes contra empresas de construcción.
 
-----------

RBC: Suresh Khaimar denuncia el fascismo hindú por la supresión de la libertad de expresión en todo el país y sus sistemáticas atrocidades en Cachemira



El intelectual y militante en defensa de los Derechos Humanos, Suresh Khaimar, ha denunciado el fascismo de Modi, presidente de la India, y su partido, el BJP, y la supresión de la libertad de expresión en todo el país para criminalizar toda protesta política y social:

„si un musulmán habla en contra del partido del gobierno, es considerado terrorista y si lo hace un hindú, se le considera naxalita".

Suresh Khaimar acusa igualmente al gobierno hindú de las atrocidades continuas perpetradas en Cachemira, dentro de un plan sistemático de represión en esta región.

La Red de Blogs Comunistas (RBC) ha traducido al castellano la noticia en la cual se da cuenta de estas declaraciones para su conocimiento y difusión.


***

Nueva Delhi: el sábado, 4 de febrero, Suresh Khairnar, militante social y defensor de los derechos humanos, ha criticado el gobierno de Modi por haber polarizado las diferentes comunidades y haber suprimido la libertad de expresión en el país.



Dr Suresh Khairnar
El Dr Suresh Khairnar en la ceremonia de los premios NCHRO


Él ha tomado la palabra durante la entrega del premio Mukundan C Menon – 2016, que le ha sido otorgado por la Confederación Nacional de los Derechos Humanos (NCHRO) por su participación activa en los asuntos sociales y la defensa de los derechos humanos.

En su discurso, el doctor Suresh dijo: „si un musulmán habla en contra del Bharatiya Janata Party, BJP (Partido Popular de la India), él o ella es considerado terrorista y si lo hace un hindú, se le considera naxalita. Somos todos conscientes de cómo se trata a los militantes y a los intelectuales que tienen opiniones diferentes a las del partido en el poder”, ha declarado el dr. Khairnanr.

Además, ha compartido la experiencia de su visita a Cachemira y ha condenado el gobierno por haber cometido atrocidades contra los habitantes del valle, haciendo un llamamiento a tomar un papel más activo de la sociedad civil.

„Desde que regresé de Cachemira, me siento inquieto. Basta con ir y ver la realidad de las atrocidades cometidas por las fuerzas del orden sobre la gente en la sala número 8 del hospital en Srinagar *. Es el momento para que todos pidamos explicaciones al gobierno sobre el uso continuo de la fuerza sobre el pueblo cachemir”, añadió.

El premio le ha sido entregado por Kuldip Nayar, periodista y escritor veterano, en una elegante ceremonia organizada por la NCHRO en el Indian Law Institute, cerca de la Corte Suprema de la India.

La ceremonia de entrega de premios contó con la presencia del profesor G.N. Saibaba, del profesor S.A.R Geelani, Manisha Sethi de JTSA, EM Abdul Rahiman, el presidente de la Fundación Empower India y del profesor P. Koya, Secretario General de la NCHRO.

Cientos de militantes participaron en la ceremonia de entrega de premios.

Estos premios fueron creados por la NCHRO para homenajear la memoria de Mukundan Menon, secretario general fundador, en reconocimiento a las personas, las instituciones o las organizaciones implicadas en la protección de los derechos humanos y del medio ambiente. El premio consiste en una placa simbólica y una cantidad de 25.000 rupias.

* Se refiere a los más de 412 heridos, 183 con heridas de bala en los ojos por los perdigones usados por la policía india, atendidos en el Hospital Shri Maharaja Hari Singh de Srinagar, a finales del verano del pasado año.
 
 
-----------

domingo, 5 de febrero de 2017

Comunicado del PCI (M): Atreverse a ganar y a conquistar la victoria

 
 
 
La Red de Blogs Comunistas (RBC) ha traducido al castellano un nuevo llamamiento del Comité Central del Partido Comunista de la India (Maoísta), en el que llama a celebrar el XII Aniversario del partido, consolidándolo y haciendo avanzar al Ejército Guerrillero de Liberación Popular y a la lucha revolucionaria, y derrotando la tercera fase de la genocida operación Green Hunt lanzada, con ayuda de los imperialistas, por las clases dirigentes fascistas de la India.

El PCI (M) convoca a los pueblos de la India a, utilizando una cita de Mao, “¡Atreverse a luchar y a conquistar la victoria!”; es decir, recordando que no solo basta con organizarse y tener coraje de iniciar el combate, sino que es necesario también estar decididos a ganar.




PARTIDO COMUNISTA DE LA INDIA (MAOÍSTA)

COMITÉ CENTRAL


¡DERROTEMOS LA TERCERA FASE DE LA OPERACIÓN GREEN HUNT ASÍ COMO LOS PLANES MISIÓN-2016 DE BASTAR Y EL PLAN DE ACCIÓN SARANDA, QUE SON PARTE INTEGRANTE DE DICHA OPERACIÓN! 

¡CELEBREMOS EL 12º ANIVERSARIO DEL PARTIDO EN TODO EL PAÍS CON ENTUSIASMO REVOLUCIONARIO! 

¡AVANCEMOS CONSOLIDANDO EL PARTIDO, EL EGLP, LAS ORGANIZACIONES REVOLUCIONARIAS DE MASAS Y LOS COMITÉS POPULARES REVOLUCIONARIOS!

Queridos camaradas, querido pueblo,

Vamos a celebrar el 12º aniversario de la creación de nuestro Partido con gran entusiasmo y fervor.  El 21 de septiembre tiene gran importancia para nuestro Partido y para los revolucionarios. El 21 de septiembre de hace 12 años, dos corrientes revolucionarias se unieron para formar el PCI (Maoísta). Nuestro Comité Central envía sus más cordiales saludos revolucionarios a todos los miembros del Partido, a los comandantes y soldados del Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP), a los dirigentes y miembros de los nuevos órganos de gobierno popular democrático, a las organizaciones revolucionarias de masas, a los simpatizantes del Partido y a las masas revolucionarias. Nuestro Comité Central hace igualmente extensivo su sincero saludo revolucionario a los partidos maoístas y a las organizaciones de diversos países que forman parte de los movimientos de solidaridad que, por todo el mundo, apoyan la guerra popular en curso en nuestro país.


 
Más de ciento cincuenta de nuestros queridos camaradas perdieron sus preciosas vidas en la lucha revolucionaria durante el pasado año, desde que celebramos el 11º aniversario de nuestro Partido. Entre ellos había camaradas que pertenecían a la dirección nacional del Partido y miembros de su base; comandantes de pelotón y miembros de las milicias populares; había desde dirigentes de los gobiernos populares revolucionarios y las organizaciones de masas hasta gentes corrientes. El camarada Chirag (Zona Especial de Bihar oriental y Jharkhand nororiental), el camarada Vasanth (Orissa) y el camarada Lachchanna (miembro suplente del Comité Especial de Zona de Dandakaranya) pertenecían a la dirección nacional o a la dirección de Zonas Especiales. El camarada Ravi (Secretario del Comité de la División oriental de la zona fronteriza de Andhra-Orissa), el camarada Satish (Zona sur, Bijapur), la camarada Rama (Seendri Lingo, División de Kalinganagar, Orissa), el camarada Sunil (División de Maad, Dandakaranya), la camarada Rajitha (División de Gadichiroli septentrional, Dandakaranya) y la camarada Soni (Bastar meridional, Dandakaranya) pertenecían al nivel directivo de los Comités Zonales o de División. Recordemos a los miles de heroicos mártires que han entregado sus vidas desde los días del movimiento revolucionario armado campesino de Naxalbari y rindamos nuestro humilde homenaje a todos y cada uno de los camaradas caídos este último año, con quienes luchamos hombro a hombro contra el enemigo en esta guerra popular para alcanzar los elevados objetivos de la Revolución.


Nuestro Comité Central rinde también homenaje a los heroicos camaradas que entregaron sus vidas al servicio de los distintos movimientos que, dirigidos en diferentes países por partidos, organizaciones y grupos maoístas, luchan por la revolución socialista mundial. También rinde tributo a demócratas auténticos como BD Sharma, amigo inquebrantable de nuestro Partido y de la Revolución de Nueva Democracia que se desarrolla en el país, a la que siempre deseó el mayor éxito posible.

En los últimos diez meses desde el 11º aniversario de la formación de nuestro Partido, sus cuadros, los soldados del EGLP, los comités populares revolucionarios y las organizaciones revolucionarias y democráticas, las masas de nuestro país y, en especial, quienes forman parte del movimiento revolucionario en las zonas de lucha, dirigidos todos por nuestro Partido, han luchado heroicamente contra las políticas sociales, económicas, militares, culturales y medioambientales antipopulares y proimperialistas, sobre todo contra la Operación Green Hunt, que, con ayuda de los imperialistas, han puesto en práctica de manera brutal las clases dirigentes fascistas. El sacrificio de los mártires en esta guerra de resistencia tiene un extraordinario valor ejemplar, digno de emulación. Dieron su vida por una sociedad nueva, justa e igualitaria donde no haya ni desigualdad, ni discriminación, ni explotación del hombre por el hombre. En este día en que conmemoramos el 12º aniversario de la creación de nuestro Partido, nos comprometemos con el puño cerrado a seguir adelante con toda nuestra determinación por la senda que nos alumbraron los mártires para dar cumplimiento a su sueño de forjar un mundo nuevo. Hacemos extensivo nuestro pésame a todos los miembros de las familias, parientes y amigos de los mártires, con la promesa de que el Comité Central no dejará de darles su apoyo.

El Comité Central espera que nuestros camaradas de lucha que resultaron heridos en combate se recuperen pronto y vuelvan a reincorporarse activamente cuanto antes al movimiento revolucionario.

Presentemos ahora ante los miembros del Partido, las fuerzas del EGLP y las amplias masas las victorias obtenidas por el PCI (Maoísta) gracias a los sacrificios de los mártires y procuremos intensificar su participación activa y militante en la guerra popular.

Nuestras victorias:

Bajo la dirección del Partido, el EGLP se ha enfrentado a las fuerzas mercenarias de la policía y los paramilitares de las clases dominantes y explotadoras con los objetivos principales de transformarse en un Ejército Popular de Liberación (EPL), de convertir la guerra de guerrillas en una guerra de movimientos y de hacer de Dandakaranya y Bijapur zonas liberadas. También combate para proteger al Partido, al movimiento revolucionario, al pueblo y a los órganos del gobierno popular revolucionario, así como para lograr nuevas victorias. Por otra parte, las fuerzas de enemigo, en el marco de sus políticas de conflicto de baja intensidad, han puesto en práctica diversas formas de violencia de Estado y terror blanco: se han dedicado a atacar pueblos y a sus moradores, han asesinado a aldeanos, han empleado la violencia sexual contra las mujeres y han destruido las propiedades y los cosechas de los campesinos. Su objetivo es dividir al pueblo. Al aplastar bajo sus botas a las gentes, pretenden asfixiar los anhelos populares de nueva democracia y de una sociedad socialista y dar al traste con su espíritu colectivo. A los periodistas independientes que han tratado de sacar a la luz los casos de terrorismo de Estado y las atrocidades policiales los han calificado de maoístas, los han imputado en montajes judiciales o los han expulsado de las zonas de conflicto. El EGLP, bajo la dirección del Partido y con la ayuda de las masas revolucionarias, ha emprendido diversas campañas contraofensivas tácticas como respuesta a esta guerra contrarrevolucionaria que desarrollan las fuerzas del enemigo en el marco de la Operación Green Hunt. En Kala Pahad (Palamu, Jharkhand), Dabbakunta (Sukma, Chhattisgarh), Malewada (Dantewada, Chhattisgarh) y Chakkar Bandha (Aurangabad, Bihar) las fuerzas enemigas sufrieron pérdidas considerables. En Chhattisgarh, Orissa, Maharastra, Telangana, la región fronteriza de Andhra y Orissa, Jharkhand, Bengala occidental y Ghats occidental la resistencia de los soldados del EGLP se materializó en forma de acciones ofensivas tácticas de nivel bajo y medio. Más de 60 policías murieron y unos 140 resultaron heridos en diversas zonas guerrilleras y de resistencia roja de todo el país.

A diversos niveles, el plenario del Partido ha analizado y elaborado conclusiones sobre el programa de dos años de bolchevización (Estudio y Aplicación), cuyos resultados, según se preveía, han sido positivos. En algunas zonas se ha adoptado la decisión de prolongar la campaña un año más. La máxima dirección del Partido ha decidido mejorar su nivel teórico y político y bolchevizarse en atención a las circunstancias, rápidamente cambiantes. En ese sentido, hemos decidido realizar investigaciones de tipo social. Hemos emprendido estudios de campo sobre los cambios relativos que han tenido lugar en el último decenio en el ámbito de las relaciones de producción. La dirección, colectivamente y a diferentes niveles, ha estudiado los informes, basados en un análisis de clase, en los que se llega a la conclusión de que el nivel de vida de quienes habitan en las zonas del movimiento revolucionario ha mejorado.

Desde 2011, bajo la dirección de los Comités Populares Revolucionarios (Krantikari Janatana Sarkar) que, a diferentes niveles, ha ido estableciendo nuestro Partido, se ha puesto en marcha un movimiento cooperativo destinado a “la nivelación de tierras, la parcelación y el aumento de la producción gracias a la traída de aguas para la irrigación”. Esta campaña se desarrolla durante 15-20 días cada año. Donde operan los Janatana Sarkars y sobre una base clasista, se lleva a cabo dicha campaña, que se ha convertido en una tradición revolucionaria. Esta forma de trabajar nos está ganando los corazones del pueblo. La policía y las fuerzas paramilitares cometieron ataques brutales en los meses de enero y febrero de 2016 para así interrumpir las tareas. En un caso, la policía disparó contra los vecinos mientras trabajaban, asesinando a dos aldeanos e hiriendo a otros dos. A pesar de ello, las masas revolucionarias dieron cima a la campaña antes del Día del Poder Popular (el 10 de febrero) y cumplieron los objetivos. A pesar de los continuos ataques, unos 150.000 hombres y mujeres, por término medio, participaron a diario en esta campaña. Este hecho revela su carácter masivo. Esta campaña se lleva a cabo también en las zonas del movimiento revolucionario en la región fronteriza de Andhra y Orissa y en Orissa.

Los Janatana Sarkars se han concentrado en la agricultura, la educación del pueblo, los servicios de salud, la defensa de los propios Janatana Sarkars y la pequeña industria. Los Janatana Sarkars tienen que ocuparse también de tareas como la puesta en libertad de los camaradas detenidos, prestar ayuda económica a sus familias, proteger los bosques, replantarlos, etc. Debido a la persistente sequía que afecta a las zonas de lucha, las organizaciones revolucionarias de masas y los Comités Populares Revolucionarios han adoptado medidas para combatir la sequía y llevar algo de alivio al pueblo. También hemos recibido diferentes tipos de donaciones de diversos sectores populares como trabajadores, demócratas y simpatizantes del movimiento revolucionario, que hemos repartido.

En las zonas del movimiento revolucionario y especialmente en la India central y oriental, los gobiernos central y estatales han firmado memorandos de entendimiento con empresas multinacionales y de la burguesía burocrático-compradora como Tata, Essar, Mittal, Jindal, Neco, Vedanta o Posco para realizar diversos proyectos, a saber, proyectos mineros, grandes presas, reservas de bosques y parques naturales, megaacerías, centrales térmicas, minas a cielo abierto, ferrocarriles, etc. Existen poderosos movimientos populares de resistencia contra esos memorandos de entendimiento y contra los miles de policías desplegados para garantizar la aplicación de dichos memorandos. Ello ha permitido que muchos proyectos se hayan paralizado. En las zonas fronterizas de Tamil Nadu, Karnataka y Kerala han surgido los primeros movimientos antidesplazamientos. El problema de los desplazamientos en la India es una cuestión que afecta directamente a la existencia misma de muchas personas, en especial a los moolvasis. En última instancia, se trata de la cuestión de la tierra. Ésa es la razón por la que el pueblo, a lo largo y ancho del país, se ha manifestado contra la política antipopular de adquisición de tierras, planteada por el gobierno de Modi. El gobierno de Orissa y sus fuerzas mercenarias están asesinando con la mayor sevicia a mucha gente en un intento de acabar con los movimientos antidesplazamientos. Nuestro Partido anima a estos movimientos populares a unirse sobre una base amplia con otras fuerzas y organizaciones de defensa popular.

Las organizaciones democráticas, las minorías religiosas así como los dalits y los adivasis de las zonas donde está implantado nuestro movimiento están avanzando hacia la unidad en la lucha contra el fascismo brahmánico-hinduista. El pueblo de estas regiones no se queda de brazos cruzados ante la política hegemónica y asesina de los terroristas nacional-brahmánico-fascistas (Sangh Parivar), que, con la ayuda y el apoyo del Estado, actúan al margen de cualquier ley y de la Constitución. Por otro lado, los estudiantes, los trabajadores, las mujeres, los escritores, artistas y cantantes revolucionarios y progresistas y los periodistas progresistas procuran despertar la conciencia del pueblo contra el fascismo brahmánico-hinduista. Nuestro Partido se solidariza con ellos. Todos nuestros esfuerzos se dirigen a incorporarlos a un movimiento unitario.

Las clases dominantes anunciaron ya hace casi una década que los maoístas son la mayor amenaza para la seguridad interna del país. Las clases dominantes han declarado la guerra al pueblo en las regiones donde actúa el movimiento maoísta. Han desplegado casi 500 mil miembros de la policía y de los paramilitares. Desde el cielo vigilan aviones no tripulados y media docena de helicópteros de la Fuerza Aérea. A finales de 2015, el gobierno indio autorizó los ataques aéreos, lo que constituye un punto de inflexión para el movimiento revolucionario indio. Los Comandos Garuda de la Fuerza Aérea han realizado ejercicios de ataque, provocando el pánico de las gentes. No han dejado de aumentar los asesinatos de luchadores en supuestos enfrentamientos con la policía, que goza, igualmente, de total impunidad para cometer cualquier atrocidad contra las mujeres. Los mercenarios de la policía someten a crueles torturas al pueblo, tales como impregnar las heridas de los detenidos con sal y guindilla en polvo o atarlos por las manos a un vehículo y arrastrarlos por el suelo. La policía, asimismo, violenta sexualmente a las mujeres. En Chinna Gelluru, Pedda Gelluru, Budigin, Pegadapalli, Kunna y otros pueblos, han llevado a cabo agresiones salvajes contra las mujeres. Dirigidos por Kalluri, Inspector General de la SRP [“Policía de Reserva del Estado”, en sus siglas en inglés] de Bastar, en el estado de Chhattisgarh, las fuerzas de la policía del estado y federales, así como los Comandos CoBRA, están cometiendo atrocidades bestiales contra el pueblo. A pesar de que Amnistía Internacional ha criticado a la policía por no informar a los familiares de los detenidos de su arresto, los gobiernos central y estatales no se han dado por enterados. Los demócratas protestan contra estas atrocidades fascistas, tanto a nivel nacional como internacional. Intelectuales, fuerzas democráticas, activistas por los derechos civiles y de defensa de los derechos humanos, grupos de apoyo a los adivasis, periodistas, abogados, organizaciones de mujeres y diversos partidos parlamentarios con implantación local, excepción hecha del BJP, han decidido poner en marcha mecanismos de investigación para conocer el alcance de estas atrocidades y condenarlas. Raman Singh y Modi y su policía no pueden tolerarlo. Los matones de la policía han recurrido a ataques físicos contra Soni Sori, dirigente del AAP [“Partido del Hombre Común”, en hindi]. A su vez, D.M. Avasthi, Director General Especial de la Policía, ha calificado todos estos hechos como mera propaganda falsa de los naxalitas para difamar a la policía y ha tildado a todas las fuerzas que están del lado del pueblo de “maoístas”. El gobierno destituyó al juez del distrito de Sukma, Prabhakar Gwal, por no pronunciar sentencias en las causas contra maoístas al dictado del delegado gubernamental en dicho distrito, que tuvo que abandonar con la excusa de que existía una amenaza para su vida.

La violencia del Estado y el terror blanco se han desatado a un nivel sin precedentes en todas las zonas de movimiento: en Chhattisgarh, Maharashtra, Bihar, Jharkhand, Bengala occidental, Asom, Orissa, Andhra Pradesh, Telangana, Tamil Nadu, Karnataka, Kerala, Madhya Pradesh y Uttar Pradesh.

La tercera fase de la Operación Green Hunt está creando las condiciones objetivas para la unificación de las fuerzas propopulares. Sobre esa base, el Partido ha procurado en este último año organizar movimientos populares y movimientos de resistencia popular contra la Operación Green Hunt, forjando la unidad de los trabajadores, los campesinos, los estudiantes, las mujeres, los intelectuales revolucionarios, las fuerzas propopulares democráticas y patrióticas y los grupos de apoyo a los adivasis.

¡Estimados camaradas y amigos!

Las clases dirigentes indias y, en especial, las fuerzas nacionalistas brahmánico-hinduistas que están en el poder revestidas con el disfraz de la democracia parlamentaria o, en otras palabras, el terrorismo de Estado y el terrorismo nacionalista, han desencadenado un ataque feroz contra el movimiento revolucionario con la ayuda de los imperialistas.


El enemigo nº 1 de los pueblos del mundo, Estados Unidos, se enfrenta a graves problemas dentro y fuera de su territorio. Este país, el más endeudado del mundo, está sumido en una deuda de 20 billones de dólares. Para mantener su hegemonía como gendarme mundial, los Estados Unidos gastan 100 mil millones de dólares al año en cientos de bases militares en zonas estratégicas de 70 países, lo que provoca las iras de esos pueblos. EEUU no escatima esfuerzos cuando se trata de oponerse a China, que comienza a perfilarse como un competidor a escala mundial. EEUU ha efectuado numerosas acciones militares para mantener la tensión en el mar del Sur de China. La rivalidad no deja de crecer entre los Estados Unidos, China, Rusia y otros países imperialistas, en su lucha por saquear la riqueza petrolera de 20 países árabes del norte de África y Oriente Medio. So pretexto de defender al pueblo, sacar del poder a dictadores y acabar con los grupos terroristas, Estados Unidos, Francia y los ejércitos de la OTAN han llevado el fuego de la guerra y la destrucción a estos países. Según los cálculos de la ONU, más de 300 mil personas han muerto hasta la fecha en la guerra de Siria. A su vez, cientos de miles de personas se han visto obligadas a emigrar a Europa, donde se enfrentan a penalidades sin cuento. Montones de personas pierden la vida al intentar cruzar el mar Mediterráneo. Cientos de civiles mueren en los ataques con drones que realizan los Estados Unidos y otros países imperialistas en Pakistán, Afganistán, Palestina, Yemen, Iraq, Libia, Somalia, Siria y Filipinas. Con estas políticas, los Estados Unidos provocan una cólera cada vez mayor en los pueblos del mundo.

Los Estados Unidos también se enfrentan a considerables problemas internos. Su gobierno se ha visto obligado a reducir el gasto social. Todos los sectores populares están llevando a cabo huelgas en sus respectivos ámbitos. Unos 40 millones de personas (casi el 12% de la población) viven gracias a los cupones de alimentos. El gobierno se ve obligado a pedir nuevos préstamos para pagar los sueldos de los funcionarios. Los afroamericanos, que viven en EEUU desde hace siglos, se enfrentan a múltiples discriminaciones. Sólo en el año 2015, cerca de 600 negros fueron asesinados. La ira de la población negra no puede ser mayor. Han empezado a efectuar ataques armados contra la policía. Miles de personas en decenas de ciudades han salido a las calles para protestar contra esta situación. El descontento está aumentando entre los estadounidenses.

La situación de los demás países imperialistas e industrializados no es mejor que la de los Estados Unidos. Grecia es incapaz de superar la crisis de la deuda en que está sumida. En Francia, las huelgas obreras, por una parte, y los atentados del ISIS, por otra, se suceden al tiempo que la población pierde su confianza en las políticas gubernamentales. El pueblo padece el desempleo, los recortes de las pensiones y los gastos sociales, etc. Es cierto que la salida de Gran Bretaña de la UE es expresión de las aspiraciones populares, pero también es un reflejo del crecimiento de las fuerzas derechistas. La movilización y las luchas populares están aumentando también en Europa.

El resultado de todo ello es que la crisis del sistema imperialista mundial está llamada a hacerse cada vez más profunda y a provocar un grave conflicto entre las fuerzas imperialistas, al exacerbar el enfrentamiento entre ellas por el reparto del mercado mundial.

Camaradas,

La crisis económica y financiera que afecta a los países imperialistas desde 2008 ha generado el caos en todos los países del mundo y creado una enorme crisis social, dando lugar a una multiplicidad de movimientos de trabajadores, así como de nacionalidades y pueblos oprimidos. Los imperialistas están fomentando un cóctel de fascismo, religión y patriotería con el fin de liquidar estos movimientos, al pueblo y las políticas populares. Las fuerzas nacionalistas que están en el poder central promueven, por un lado, el patrioterismo cultural y los ataques fascistas, y, por otro, la puesta en práctica del programa llamado India Vision 2020, cuyo objetivo es dar satisfacción a los intereses de las grandes empresas y destruir el sistema económico del país.

Durante el primer mandato de la Alianza Nacional Democrática [NDA, en sus siglas en inglés], encabezada por el BJP, ya lanzaron el eslogan Shining India. Ahora el rutilante lema de la propaganda es Make in India. En el marco del programa India Vision 2020, Modi y compañía han puesto en marcha diversos proyectos, tales como el de ciudades inteligentes, Start-up India, Stand-up India, MUDRA Yojana, India digital, Skill India, RURBAN, etc. Para desarrollar estos proyectos preferentes, para reestructurar toda la economía india y ponerla al servicio de los intereses de los imperialistas, de la gran burguesía compradora y los terratenientes, Modi ha creado el NITI (Instituto Nacional para la Transformación de la India), en calidad de comisión de planificación. Con los fondos presupuestados para estos proyectos han elaborados planes para acabar con los maoístas. Están empleando estos fondos para tratar de aplastar el movimiento revolucionario que dirigimos. Modi ha viajado a más de 40 países y ha firmado cientos de memorandos de entendimiento con grandes multinacionales para saquear la riqueza de nuestro país. Desde que Modi llegó al poder, la economía de la India se ha hecho cada vez más dependiente de la estadounidense.

Las fuerzas nacional-hinduistas actúan sin la menor traba desde que el BJP llegó al poder central. Obligan a los fieles de otras religiones a aceptar que “las costumbres y tradiciones hindúes son patrimonio nacional”. La educación nacional-hinduista se ha impuesto hace ya mucho tiempo en los estados en que gobierna el BJP. En los colegios de Gujarat, desde los tiempos en que gobernaba allí Modi, se enseña a los estudiantes de 5º la teoría de Savarkar, según la cual “el hinduismo védico se encuentra en la raíz de la civilización india”. A los estudiantes de 10º se les enseña que el Varnashrama Dharma [el sistema de clases sociales de la literatura brahmánica] es la mayor bendición recibida de los arios. Vidya Bharati, miembro del Sangh Parivar, no ceja en su empeño de propagar la ideología nacional-hinduista. Las fuerzas nacional-hinduistas están modelando la educación a su antojo, valiéndose para ello del poder del Estado y de diversas organizaciones y foros. A las mentes impresionables de los jóvenes se les enseña una historia llena de interpretaciones y comentarios erróneos. Están atiborrando a la futura generación de ideología brahmánica. Este peligro aumenta día a día en las zonas adivasis.

Las fuerzas nacional-hinduistas recurren a la violencia y el asesinato contra los dalits, los adivasis y las minorías religiosas para obligarlos a aceptar el brahmanismo. Los crímenes por este motivo no dejan de aumentar gracias a la protección del Estado. Por medio del proselitismo pretenden convertir al hinduismo a quienes profesan otra religión. Muchas organizaciones participan en esta clase de actividades bajo el patrocinio del Sangh Parivar. Cada día aparecen nuevas asociaciones y grupos de este tipo que se dedican a propagar el nacional-hinduismo tras una fachada de armonía social. Desde que Modi, en el centro, y Devendra Fadnavis, en Maharastra, llegaron al poder, se aclama constantemente a B.R. Ambedkar y tratan de presentarse como los mesías de los dalits. Los dalits se han levantado en armas en Gujarat contra los ataques de las castas superiores y están organizando a nivel local un movimiento de protesta por la justicia social. Personas de todos los sectores y de todo el país han condenado estos ataques y apoyado las manifestaciones. En Gujarat, muchos escritores dalits han devuelto sus premios.

La hinduización de los adivasis de todo el país hace mucho que comenzó. Se han adoptado medidas para evacuarlos de la jungla. Como todo está en venta en la India, el gobierno de Modi también pretende vender los bosques. Los proyectos constitucionales para proteger los derechos de los adivasis, así como diversas leyes de distintos gobiernos, tales como la Ley para la Prevención de las Atrocidades contra determinadas castas y tribus, la PESA, la Nueva Política Forestal, la Ley de Arrendamientos de Chota Nagpur, etc. han terminado en el cubo de la basura. En su lugar, se están aprobando nuevas leyes, como la Ley de Vivienda de Jharkhand, en virtud de la cual se otorgan los mismos derechos, en relación al suelo, a los no indígenas asentados allí en los últimos 30 años que a los miembros de las tribus, lo que crea las condiciones para el desplazamiento de los adivasis y el saqueo de la riqueza forestal. Las fuerzas nacional-hinduistas han intensificado su agresión cultural para absorber a los adivasis en el hinduismo. Chowdaries, Bhils y Gamiths, que eran adivasis antes del régimen de Modi, han sido hinduizados, y Ram se ha añadido como apellido a los nombres adivasis. En los colegios religiosos que hay en las zonas adivasis, no se permite comer a quien no rece antes las oraciones hindúes. Se están implantando instituciones vanavasi [de asistencia social y proselitismo religioso] con el objetivo de llevar a los adivasis al redil de su comunidad. Fueron adivasis quienes participaron activamente tanto en el pogromo de 2002 en Gujarat como en el ataque contra los cristianos adivasis en Kandhamal en 2008. Incorporados a las filas del Sendra, el Salva Judum o las fuerzas de los Comandos CoBRA, los adivasis son la carne de cañón empleada para combatir al movimiento revolucionario. El gobierno de la NDA ha tomado la decisión de crear batallones especiales integrados por adivasis. Las masas adivasis de todo el país se oponen a dicha decisión gubernamental. Los intelectuales adivasis, los demócratas y los grupos auténticamente laicos están del lado de los adivasis y se solidarizan con ellos.

Las fuerzas nacional-hinduistas se dedican a atacar a los musulmanes de la India desde la división del país. Dichas fuerzas son las principales responsables de los muchos disturbios que, en numerosos puntos del país, estallaron entre comunidades en los últimos dos años.

Tras la llegada de Modi al poder, antiguos reos convictos nacional-hinduistas han salido de las cárceles llenos de arrogancia y altivez. El pueblo ha entendido claramente que el Estado defiende y protege sin rebozo a las fuerzas nacional-hinduistas, cuando asesinos y criminales como Sadhvi Pragya Thakur o los implicados en la matanza de la Gulbarg Society, andan sueltos por las calles.

Muchos gobiernos federales han prohibido la carne de vacuno. Con este pretexto y sobre la base de denuncias falsas, las fuerzas nacional-hinduistas atacan violentamente a los musulmanes. A muchos jóvenes musulmanes se les acusa de ser terroristas, separatistas o miembros de los servicios secretos pakistaníes [ISI, en sus siglas en inglés] y se les encarcela bajo acusaciones falsas. El pueblo se está dando cuenta sin duda de que el “terrorismo azafrán” [esto es, nacional-hinduista] se está convirtiendo en una amenaza para la seguridad interna del país.

La barbarie del terrorismo de Estado se ha desatado en las zonas de implantación del movimiento revolucionario en el este y centro de la India con el fin de acabar con cualquier vestigio de democracia. El objetivo de este estado policial que dirige el gobierno fascista del BJP es eliminar a los opositores políticos, acusándolos de maoístas o de simpatizar con los maoístas. Es posible establecer una democracia real, algo que pasa por la destruir la violencia del Estado, convirtiendo al movimiento revolucionario en una alternativa política.

Queridos camaradas y amigos,

Cuando se habla de terroristas internacionales, el pueblo apunta con su dedo acusador a belicistas como Bush, Blair y Obama. De igual modo, el pueblo tiene cada vez más claro que los auténticos terroristas de nuestro país son Modi, Amit Shah, Mohan Bhagawat y el resto de la patulea nacional-hinduista. Estas fuerzas son incapaces de tolerar cualquier pensamiento progresista o racional. Los gobiernos del BJP, por medio de sus fuerzas de seguridad, están llevando a cabo campañas y misiones especiales para acabar con las fuerzas revolucionarias. Asesinan salvajemente a los jóvenes de Cachemira por pedir la independencia de Azad Cachemira. El número de muertos ya supera los 60. En una decisión sin precedentes, han impuesto el toque de queda en todo el valle de Cachemira durante cuarenta días seguidos. Estudiantes, intelectuales, artistas y escritores están protestando de diversas formas en contra de la intolerancia de las fuerzas nacional-hinduistas.

La gente corriente está pasando apuros inauditos por culpa de las políticas económicas neoliberales que han ido adoptando los sucesivos gobiernos en estas últimas dos décadas. El pueblo es la principal víctima de los elevados precios de los productos de consumo. El desempleo sigue creciendo. Cientos de miles de trabajadores han perdido su puesto de trabajo como consecuencia de la privatización de muchas industrias del sector público, incluido el sector de la defensa, llevada a cabo por el gobierno de Modi. De Indira Gandhi a Modi, los derechos de los trabajadores, ganados a costa de enormes sacrificios, han sido sistemáticamente pisoteados, por mucho que repitan el mantra de “Shramev Jayate” [“Sólo el trabajo triunfa”, en hindi]. El aumento de los precios de servicios esenciales como la salud y los alimentos y la derogación o reducción de medidas de protección social están afectando muy negativamente a los obreros y campesinos.

Colmando de alabanzas a los campesinos, Modi ha prometido que doblará sus ingresos antes de 2022. Los campesinos de Marathwada ya le han respondido que sus ingresos actuales son cero, que duplicado, hace dos ceros. Los expertos en agricultura han elaborado una estadística que muestra que el ingreso anual del campesino indio es en la actualidad de 20.000 rupias que, multiplicadas por dos, no llegan siquiera al salario de dos meses de un empleado de cuarta categoría. Los abogados, los médicos, los estudiantes, los funcionarios, los obreros, los trabajadores sociales, los agricultores, las mujeres y los empleados del resto de los sectores se están enfrentando a las políticas económicas neoliberales.
El gobierno central ha celebrado por todo lo alto sus dos años en el poder. Con tal motivo, en Bilaspur, el ministro del Interior del gobierno central, Rajnath Singh, exhortó a los maoístas a renunciar a las armas y a entablar conversaciones. También advirtió de que el gobierno no seguiría siendo un espectador mudo. Otro ministro, Venkayya Naidu, anunció que no habría diálogo con quienes no aceptaran la Constitución. Ésta es la actitud del gobierno en relación con las negociaciones. Nuestro Partido nunca ha rechazado hablar si el diálogo sirve a los intereses de la Revolución. Nuestro Partido ya ha dejado meridianamente claro que entablará conversaciones siempre que cese la represión de las fuerzas armadas, se levante la ilegalización que pesa sobre el Partido, se ponga en libertad a los camaradas encarcelados y se nos invite formalmente a dialogar. Recientemente, cuando las FARC en Colombia renunciaron a cincuenta años de lucha armada y firmaron un acuerdo con el gobierno, algunas fuerzas en nuestro país nos instaron a imitarlos. Los revisionistas, el gobierno de la India y algunos intelectuales liberales defendieron en 2006 que los maoístas indios también debían emular a los maoístas nepalíes cuando éstos abandonaron el camino de la lucha armada y se engolfaron en el cenagal de la política parlamentaria. Ése parecía ser el camino ideal a seguir. Pero, ¿qué nos ha demostrado la historia? ¿Qué beneficios ha sacado de ello el pueblo nepalí? Ahí está también la experiencia negativa de las organizaciones del noreste, que llevan años, muchos años, entrampadas en inútiles conversaciones con el gobierno indio. Recientemente, Irom Sharmila puso fin también a su larga huelga de hambre, de dieciséis años, desengañada de los métodos pacíficos y de la no violencia. Ni que decir tiene que se olvidó de los intereses del pueblo de Manipur. Lo que sucede en realidad es que el pueblo de nuestro país ha perdido la fe en cualquier partido burgués o revisionista y ha elegido el camino de la lucha para resolver sus problemas. La crisis se está agudizando en el sistema imperialista-capitalista mundial y en el sistema semifeudal y semicolonial de nuestro país. Las condiciones objetivas se están volviendo favorables para la Revolución. Estamos seguros de que lograremos más victorias en el futuro. Luchemos con determinación.

Queridos camaradas,

Al servicio de los intereses de los imperialistas, de la gran burguesía compradora y de los grandes terratenientes, la política básica de las clases dominantes indias en la represión desatada contra el movimiento revolucionario y el pueblo, las operaciones de cerco y limpieza, y el terror blanco, es no quedar limitada a medidas represivas normales. El elemento más importante de esa política son los ataques políticos e ideológicos. El enemigo no puede lograr sus objetivos recurriendo tan sólo a la represión, sin librar, al mismo tiempo, una guerra ideológica y psicológica.

El objetivo de todas las medidas represivas y de la presión ideológica que los imperialistas y sus lacayos de las clases dominantes indias imponen a los revolucionarios y al pueblo es muy claro: aferrarse al poder y reprimir la lucha popular que desafía su hegemonía hasta acabar con ella y hacer que el pueblo acepte su sistema semicolonial y semifeudal, es decir, que se someta a su sistema. Ésta es la esencia de la política de conflicto de baja intensidad, que se materializa en la práctica con medidas diversas. Sin entrar en si realmente podrán llevar a cabo dichas políticas de manera eficaz o si producirán los resultados deseados, podemos decir con certeza que ese conjunto de medidas no será un factor decisivo en el desenlace. Por contra, la fuerza ideológica y política, así como las políticas de los propios revolucionarios con que quieren acabar, desempeñarán un papel decisivo. Sus planteamientos y el modo en que los llevan a la práctica así lo demuestran. Por lo tanto, las políticas de los revolucionarios y no las del enemigo son el factor decisivo.

Los enemigos de clase no son en realidad muy fuertes porque estamos en una guerra de clases. Sí, esto es una guerra de clases entre opresores y oprimidos; entre explotadores y explotados; entre ricos y pobres; entre hambrientos y acaparadores; entre los imperialistas, los terratenientes y la gran burguesía compradora, por un lado, y los obreros y los campesinos, por otro. Esto es una guerra entre la justicia y la injusticia. Esta guerra ha comenzado debido a la propiedad privada, a la explotación y a un tipo de sociedad dividida en clases. Esta situación sólo llegará a su fin con la abolición de la propiedad privada, la explotación y las clases. La lucha de clases es una realidad objetiva independiente de los deseos de las clases. Las clases no pueden poner fin a estas guerras. Sólo aquellos que comprenden este hecho pueden luchar por la sociedad comunista sin clases, que pondrá fin a todas las guerras. Sólo ellos pueden moldear su ideología y su práctica política con arreglo a ese criterio. A esto es precisamente a lo que se llama conciencia de clase. Las clases dominantes y explotadoras, los represores del pueblo y sus fuerzas mercenarias podrán gritar a los cuatro vientos que van a borrar las montañas y los bosques o que van a acabar con los naxalitas en la India y que los maoístas jamás triunfarán. Por el contrario, la derrota o la victoria depende de los objetivos y de la firmeza del pueblo que lucha en los bosques, llanuras, aldeas y ciudades. La ideología del marxismo-leninismo-maoísmo afirma que ésta es la etapa de las revoluciones. Hasta las clases dominantes dicen que el siglo XXI es el siglo de las revoluciones y se preparan para tomar medidas preventivas con que reprimirlas. Y esto es así porque no han dejado al pueblo más que hambre, pobreza e injusticia. Su sistema económico explotador está en el origen de todo. Las clases dominantes saben a la perfección que el pueblo se rebelará contra esta situación. En la sociedad moderna actual, sus gobiernos “democráticos” sólo pueden distraer la atención del pueblo de las cuestiones verdaderamente importantes, pero no pueden resolver los problemas a que se enfrentan. Su objetivo es mantener el status quo del sistema explotador y reprimir el descontento popular y la violencia revolucionaria que el propio pueblo organiza. Por ello, tratan constantemente de estudiar las debilidades del movimiento revolucionario para golpearle. Las clases dominantes también conocen sus debilidades y también tratan de corregirlas. Sin embargo, nunca coronarán con el éxito ese empeño porque todos sus intereses se basan en la explotación. Nosotros conocemos nuestras fortalezas y nuestras debilidades y también contra quién luchamos. Podemos sin duda superar nuestras debilidades. Es ésta la razón por la que proclamamos que no pueden vencernos ni a nosotros ni a las amplias masas, que no pueden derrotar la guerra popular y que, sin duda, lograremos la victoria. Sólo mediante la guerra popular se puede hacer frente a la múltiple agresión ideológica, política, militar, social y cultural que los imperialistas y sus lacayos, esto es, la gran burguesía burocrático-compradora y los grandes terratenientes, han desencadenado contra los oprimidos, esto es, los obreros, los campesinos y las clases medias. Los enemigos de clase pueden imponer una guerra muy cruenta, pero la guerra popular no descansará hasta que se produzca su completa liquidación y la victoria de los oprimidos.

Citando a Lenin, Mao hizo un llamamiento a “¡Atreverse a luchar y a conquistar la victoria!”. Al formular así estos llamamientos, se pone de manifiesto que no es suficiente con atreverse a luchar sino que hay que atreverse a ganar también. Para ganar debemos tener firmeza y valentía. Para ello es necesario un deseo especial. Hasta que la revolución triunfe, tenemos que analizar minuciosamente todo aquello que en un principio no entendemos y avanzar hasta que la nueva sociedad democrática surja de las cenizas de este sistema explotador. Y avanzar aún más hacia las sociedades socialista y comunista. La firmeza y la audacia han de ser tales que permitan vislumbrar todo el recorrido hasta la Revolución victoriosa y acabar con el sistema semicolonial y semifeudal en países como la India y el sistema imperialista, que no sólo está destruyendo las vidas de miles de millones de personas, sino que se ha convertido en una grave amenaza para la propia supervivencia de la humanidad.

Emprendamos las siguientes tareas durante el año que tenemos por delante con el fin de superar la difícil situación a que nos enfrentamos y aprovechar mejor la excelente situación revolucionaria, cada vez más favorable para la Revolución en la India y en todo el mundo.

Tareas:

- ¡Derrotemos la tercera fase de la Operación Green Hunt, así como los planes Misión-2016 de Bastar y el Plan de Acción Saranda, que forman parte de dicha operación! Debemos avanzar para lograr más victorias en la guerra popular con el fin de cumplir la tarea central. Debemos analizar las experiencias de la guerra popular durante el pasado año para enfrentarnos a la tercera fase de la Operación Green Hunt, así como a los planes Misión-2016 de Bastar y el Plan de Acción Saranda, que son parte de dicha operación. Debemos extraer las lecciones positivas y negativas de dichas experiencias tras analizarlas y sintetizarlas. Debemos formular planes, tareas y tácticas adecuados para lograr más victorias. Debemos idear igualmente métodos adecuados de la línea de masas para unificar la voluntad y las capacidades de nuestra guerra popular.

- Consolidemos los comités del Partido a todos los niveles por medio de la campaña de bolchevización.

- Celebremos el 50º aniversario de la Gran Revolución Cultural Proletaria y del levantamiento de Naxalbari, el centenario de la Revolución Socialista Soviética, que conmovió al mundo, y el bicentenario del nacimiento del maestro del proletario internacional, Karl Marx, con todo el entusiasmo revolucionario!

- Concentrémonos en la reforma agraria revolucionaria, que es la base de la Revolución de Nueva Democracia.

La reforma agraria revolucionaria constituye la base esencial de la Revolución de Nueva Democracia. La reforma liberará a las masas campesinas, que representan la mayoría de la población, económica, política y culturalmente. Es ésta la manera de ganarse el apoyo inquebrantable de las masas campesinas y de conseguir el éxito de la Revolución de Nueva Democracia por medio de la guerra popular prolongada. La pantomima de las reformas agrarias de las clases dominantes reaccionarias ya no funciona y, por ello, hacen como si procuraran con sus políticas económicas liberales algo de alivio a los campesinos sin tierras, que no pueden permitirse el lujo de comprarlas. En este contexto, nuestra reforma agraria revolucionaria creará condiciones favorables para la Revolución.

- ¡Movilicemos al pueblo a gran escala, como en los movimientos de Lalgarh y Narayanapatna, contra las políticas neoliberales imperialistas, los desplazamientos y otras cuestiones políticas, económicas y sociales! ¡Que las organizaciones, fuerzas e individuos revolucionarios y democráticos construyan un poderoso movimiento popular de amplia base, movilizando a las grandes masas!

- Construyamos un poderoso movimiento militante unificando a las fuerzas revolucionarias, a las fuerzas y organizaciones democráticas y progresistas, a las minorías y a las fuerzas laicas, en contra del fascismo hinduista-brahmánico.

- ¡Construyamos un amplio movimiento popular uniendo al pueblo en diversos frentes entorno a cuestiones como los adivasis, los dalits, las mujeres y las minorías religiosas!

- ¡Salvemos la democracia! ¡Luchemos contra las fuerzas enemigas de uniforme y las bandas contrarrevolucionarias y reaccionarias que pisotean los derechos humanos!

Nuestro Partido defiende y fomenta la democracia y los derechos humanos. Respeta todo tipo de derechos y libertades, tales como la libertad de expresión, de asociación, de organización, etc.

- ¡Solidaricémonos con las luchas de los cachemires, nagas, manipures, asomes, bodos y otras nacionalidades que combaten por el derecho a la autodeterminación y el derecho a la secesión!

- ¡Apoyemos el movimiento antiimperialista mundial! ¡Movilicémonos en solidaridad con él en la India!

Con saludos revolucionarios,

Comité Central,

PCI (Maoísta)
28 de julio de 2016