lunes, 5 de diciembre de 2016

Guerrilleros maoístas ejecutan a un antiguo miembro de la banda fascista Salva Judum


 
correovermello-noticias

New Delhi, 05.12.16
En plena Semana del EGPL (del 2 al 8 de diciembre), la prensa india informa de la ejecución, por un comando naxalita, de un antiguo miembro de la milicia fascista Salva Judum y soplón policial en el pueblo de Mandem distrito de Bijapur, Chhattisgarh.

 El individuo, identificado como Budhram Mudma, fue ajusticiado por crímenes contra el pueblo por una decena de guerrilleros que se retiraron hacia la zonas boscosas.

Así mismo se informa de una emboscada a una patrulla policial en el bosque de Bechaghat, distrito de Kanker, cuando procedían a retirar pancartas y carteles maoístas que llamaban a celebrar la Semana del EGPL, hizo explosión un artefacto que al parecer no causo bajas entre la fuerza policial.

----------------

Llamamiento del PCI (m) contra el terrorismo de estado contra el pueblo de Cachemira de los gobiernos de la India y Pakistán



Traducido por Red de Blogs Comunistas (RBC)

En la Red de Blogs Comunistas (RBC) hemos traducido el comunicado del Comite Central del Partido Comunista de la India (maoista) en el que se hace un llamamiento a oponerse al terrorismo de estado de los gobiernos de la India y Pakistán contra el pueblo de Cachemira.

!No al terrorismo de estado de India y Pakistán en Cachemira!

!Apoyemos la lucha de la nación cachemira por su libertad!
 
 
2 de octubre de 2016


¡OPONGÁMONOS AL TERRORISMO DE ESTADO CONTRA EL PUEBLO DE CACHEMIRA!

¡EXIGIMOS QUE SE DETENGA LA POLÍTICA BELICISTA, CHOVINISTA Y AGRESIVA DEL RÉGIMEN HINDUISTA, FASCISTA Y EXPANSIONISTA DE MODI CONTRA PAKISTÁN!
 
¡OPONGÁMONOS AL TERRORISMO DE ESTADO CONTRA EL PUEBLO DE CACHEMIRA!
 
¡APOYEMOS LA JUSTA LUCHA DE LA NACIÓN CACHEMIRA POR SU LIBERTAD [AZADI EN HINDI]!
 
 
El ataque acaecido en la noche del 18 de septiembre contra una base del Ejército indio en Uri, en el estado de Jammu y Cachemira, se saldó con 17 soldados muertos y al menos 20 heridos, dos de los cuales fallecieron más tarde. Ha sido éste el mayor golpe sufrido por el Ejército indio en Cachemira en los últimos años. Tras el ataque, los partidos de la clase dominante, encabezados por el hinduista y fascista BJP [Bharatiya Janata Party (Partido Popular Indio), en hindi] y el bloque nacionalista hindú, todos a coro, se pusieron a entonar sin descanso la cantinela patriotera antipakistaní, expresión de la agresividad expansionista india. Los partidos de la oposición competían entre sí por ver quién parecía más “nacionalista” al hacer declaraciones antipakistaníes y exigir “medidas contundentes”. Las acusaciones de la oposición y de los medios de comunicación empresariales contra el gobierno de Modi por su supuesta incapacidad para actuar “enérgicamente” y “dar una lección a Pakistán” no se hicieron esperar. Ni que decir tiene que el gobierno de Modi y la RSS [Rāṣṭrīya Svayamsēvaka Saṅgha (Organización Nacional Patriótica), en hindi] no necesitaban que nadie les espoleara para dar rienda suelta a un aluvión de invectivas contra Pakistán tras el ataque de Uri, calificándolo de “patrocinador del terrorismo”, “Estado terrorista”, “epicentro del terrorismo global”, etc.

En medio del creciente vocerío de chovinismo nacionalista, entonado por las clases dominantes indias, y de patrioterismo del mismo jaez, del gobierno de Pakistán, un portavoz del Ejército indio (Director General de Operaciones Militares en Jammu y Cachemira) declaró en una conferencia de prensa celebrada en Nueva Delhi que el ejército había llevado a cabo con éxito el 28 de septiembre un “ataque quirúrgico” al otro lado de la Línea de Control. Afirmó que habían resultado destruidas diversas “infraestructuras terroristas”, entre las que mencionó varias “plataformas de lanzamiento”, y que habían sido abatidos varios “terroristas”. Apenas unos días antes, el ejército había informado de la supuesta muerte de unos diez “terroristas” mientras trataban de cruzar la Línea de Control, según se dijo. El ejército, sin embargo, no aportó prueba alguna que confirmara tal extremo. De igual modo, desde diversos ámbitos nacionales e internacionales se ha puesto en duda la veracidad del calificado como “ataque quirúrgico”. Algunos periodistas que visitaron la Línea de Control por el lado de la Cachemira ocupada por Pakistán y hablaron con habitantes de la zona no pudieron encontrar ninguna prueba de “ataques quirúrgicos” del Ejército indio. La presión sobre el gobierno indio para que aporte pruebas ciertas no ha dejado de aumentar, si bien hasta ahora éste se ha negado obstinadamente a mostrarlas.

En realidad, el modo en que el gobierno efectuó el anuncio del “ataque quirúrgico” y el hecho de que más tarde se negase a dar pruebas concretas cuando se le solicitaron, es motivo suficiente para sospechar de la verdad de todo el asunto. Este “ataque quirúrgico” guarda enorme similitud con el modus operandi del gobierno de Modi después de que, el año pasado, el Ejército indio sufriera un gran número de bajas en un ataque llevado a cabo por el NSCN [Consejo Nacional Socialista de Nagaland/Nagalim, en sus siglas en inglés], dirigido por SS Khaplang, en Manipur. A posteriori, el gobierno de Modi declaró públicamente que el ejército había llevado a cabo un ataque en territorio de Myanmar en el curso de una “persecución en caliente” de la guerrilla de Nagaland y que había matado a varios de sus integrantes, aseveración que sigue sin demostrarse y que fue desmentida rotundamente tanto por dicha organización como por el gobierno de Myanmar. El anuncio del reciente “ataque quirúrgico” parece estar motivado, igualmente, más por razones políticas que por necesidades militares. Su principal objetivo es aplacar al electorado hinduista del BJP/Bloque nacionalista hindú y poner a los partidos de la oposición a la defensiva. Pero el hecho mismo de realizar tales afirmaciones demuestra ampliamente que por muy susceptible que sea en lo tocante a la “unidad e integridad” de “Bharat Mata” [“Madre India”, en hindi], el gobierno de Modi no tiene escrúpulos en violar la soberanía y la integridad territorial de otros países y naciones, incluidos nuestros vecinos, si es en interés de las clases dominantes y de sus amos imperialistas, en especial del imperialismo norteamericano. De hecho, la agresión y la intervención militar contra nuestros vecinos ha sido siempre la política de los gobernantes expansionistas indios y sigue siendo una parte integral de la agenda fascista brahmánico-hindú, que pasa por establecer el gran “Hindu Rashtra” [“Estado hindú”, en hindi] en todo el sur de Asia. En el pasado, ya algunos portavoces del BJP hicieron público su compromiso de establecer el “Akhand Bharat” [“La gran India unida”, en hindi] por medios pacíficos. La responsabilidad de poner al país al borde de la crisis actual recae sobre esta política expansionista de las clases dominantes indias.

Pero, aunque se soslaye la cuestión de si el “ataque quirúrgico” se produjo realmente o no, se puede afirmar con bastante seguridad que el gobierno de Modi tomó la decisión de hacer pública dicha aseveración para tratar de recomponer su penosa imagen a nivel nacional e internacional tras el fracaso absoluto y manifiesto de su política en Cachemira. Incapaz de responder de otro modo que no fuese por la fuerza militar –hasta la fecha, se ha cobrado las vidas de casi un centenar de cachemires y más de 20.000 han resultado heridos– al actual levantamiento, histórico y sin precedentes, de las masas de Cachemira, el gobierno de Modi necesitaba un pretexto para desviar la atención del mundo de las atrocidades cometidas por las fuerzas de ocupación indias en Cachemira. El gobierno pretendía trocar su imagen de terrorista de Estado en Cachemira por la de víctima del “terrorismo transfronterizo promovido por otro Estado”. Y se encontró con tal pretexto en el ataque de Uri.

Por otro lado, el gobierno de Modi estaba buscando la ocasión de canalizar sin riesgos el creciente descontento de las masas del país hacia un “enemigo” exterior. Desde las últimas elecciones legislativas, el Bloque nacionalista hindú y el BJP no han dejado de trabajar de forma planificada para ganarse a las castas desfavorecidas y a los dalits con el fin de consolidar su base social y minimizar la resistencia ante sus decisiones reaccionarias y antipopulares. Utilizando la maquinaria del Estado, el BJP de Modi ha presentado a bombo y platillo varios programas dirigidos a los trabajadores, campesinos, castas desfavorecidas, dalits, adivasis, mujeres y a los más pobres de entre los pobres. Aun así, la política económica de Modi ha fracasado por completo a la hora de mitigar la agudísima crisis social y el descontento resultante. Ha fracasado absolutamente en su supuesta intención de traer “achhe din” [“días mejores”, en hindi] a la gran mayoría de la población del país. Los “achhe din” siguen siendo sólo el privilegio de los imperialistas y de una minúscula minoría de gentuza: los grandes capitalistas, los grandes terratenientes, los políticos de la clase dominante, los burócratas y altos funcionarios del gobierno, etc. Durante más de dos años de gobierno, Modi ha demostrado su absoluta incapacidad para resolver cualquiera de las candentes cuestiones económicas, políticas y sociales que afectan a las masas y para abordar su descontento. Este descontento se expresa a través de diversos movimientos de masas de los trabajadores, campesinos, castas desfavorecidas, dalits, adivasis, estudiantes, empleados, minorías religiosas, nacionalidades oprimidas, etc., entre los cuales, el actual estallido en Cachemira es el más activo y amplio.

Otro factor que subyace en la agresividad del gobierno de Modi hacia Pakistán es la proximidad de las elecciones a la Asamblea Nacional. También son de gran importancia para el BJP las elecciones en Uttar Pradesh, seguidas de las de estados como el Punyab y Gujarat, donde está en juego el destino de sus gobiernos en solitario o en coalición. Es mucho lo que se juega el BJP y más después de su absoluto fracaso en las recientes elecciones legislativas celebradas en Bengala, Kerala, Tamil Nadu y Pondicherry (podría alcanzar una victoria de consolación tan sólo en Assam debido principalmente a los 15 años de desgobierno del Partido del Congreso). Es por ello que, ante las próximas elecciones y al servicio exclusivo de sus intereses particulares, el BJP y el Bloque nacionalista hindú se han entregado a la desesperada a la retórica pseudonacionalista contra Pakistán.

Así pues, el gobierno de Modi ha utilizado el ataque de Uri para lograr principalmente dichos objetivos. Su respuesta al ataque de Uri, junto con sus esfuerzos diplomáticos para “aislar” a Pakistán en el plano internacional, concuerda plenamente con la política de las clases dirigentes indias: opresión nacional en Cachemira y expansionismo a costa de los países vecinos. Aunque ésta ha sido la política seguida por todos y cada uno de los gobiernos desde 1947, nunca se había reflejado de modo tan brutal, tan despiadado y tan cínico como con el actual gobierno de la Alianza Democrática Nacional que encabeza el fascista y brahmánico-hindú BJP. No es de extrañar que todos los partidos parlamentarios, incluidos los revisionistas del PCI (Marxista) y del PCI, se pronuncien en términos semejantes al BJP y respalden a la banda fascista y xenófoba de los Modi-Amit Shah-Mohan Bhagavat-Rajnath-Parikkar, puesto que todos ellos representan los mismos intereses de la clase dirigente india.

No contento con la historia del “ataque quirúrgico”, el gobierno de Modi se ha lanzado a una virulenta campaña de chovinismo nacionalista y está tratando de desencadenar la histeria bélica en el país. El gobierno de Modi está empeñado en crear un ambiente de guerra: ha desplegado fuerzas militares y paramilitares adicionales en la frontera, ha efectuado bombardeos y disparos al otro lado de la línea, ha ordenado a los residentes de la zona de la frontera internacional que abandonen sus hogares, ha declarado la “alerta máxima” en los estados limítrofes, ha seguido con sus sospechosas declaraciones, como la de haber “detectado” “terroristas” en Mumbai, etc. Ha dado al traste con la Cumbre de la Asociación Sud-Asiática para la Cooperación Regional, al presionar a varios países de Asia meridional con la amenaza de recortar los intercambios económicos y rebajar las relaciones diplomáticas, así como de derogar el tratado de larga data de aprovechamiento compartido de agua con Pakistán y otras medidas de cariz semejante. Al mismo tiempo, el gobierno de Modi ha intensificado sus esfuerzos diplomáticos a fin de recabar apoyo internacional para su ocupación y represión en Cachemira, su agresión contra Pakistán en nombre de la “guerra global contra el terrorismo” y su “aislamiento” internacional. Para ello, ha buscado el apoyo principalmente del gobierno de Estados Unidos.

 
El gobierno paquistaní de Nawaz Sharif, por su parte, ha redoblado su retórica antiindia y patriotera como respuesta, fundamentalmente, a la situación interna reinante en su país. Las clases dirigentes paquistaníes se enfrentan a una ira popular creciente debido a la crisis económica y política cada vez más profunda y a la agudización de las contradicciones sociales en el país. Las políticas estratégicas y económicas proimperialistas llevadas a cabo por el gobierno de Nawaz Sharif, las operaciones militares en curso contra las minorías nacionales y los grupos islámicos, su reticencia a apoyar el movimiento de liberación de Cachemira en el pasado, etc., están provocando un profundo malestar entre las masas pakistaníes. En este contexto, los principales partidos de la clase dirigente del país, incapaces siquiera de sentarse juntos para tratar cualquier asunto, han conseguido unirse para dar a la India una “respuesta adecuada” y están animando a las masas para que cierren filas en torno al gobierno. También Pakistán ha intensificado sus preparativos militares y está empleando un lenguaje nacionalista y chovinista para crear un ambiente de guerra.

Mientras los gobernantes paquistaníes invocan la cuestión de Cachemira con la promesa de darle todo su apoyo y recalcan en los foros internacionales el papel opresor de la India, los gobernantes indios, en un intento por superar a su rival, han comenzado a plantear el tema del movimiento de liberación nacional de Baluchistán. Las clases dominantes de cada uno de los dos países afirman respaldar a los movimientos de liberación nacional de su oponente, al tiempo que subyugan a las nacionalidades oprimidas y aplastan a los justos movimientos de liberación nacional que hay dentro de sus propias fronteras. Esto demuestra con claridad el oportunismo y el rotundo fracaso de las clases dominantes de ambos países. Plantean la cuestión de la opresión nacional y del derecho a la autodeterminación de las nacionalidades oprimidas sólo para servir a sus propios intereses de clase y al de las potencias imperialistas, y no por una auténtica solidaridad hacia las naciones y los pueblos en lucha. En consecuencia, las clases dirigentes de Pakistán o la India no son, y nunca podrán serlo, los aliados genuinos, dignos de confianza y creíbles del pueblo de Cachemira o del de Baluchistán en sus luchas de liberación nacional.

El origen de este pulso entre las clases dominantes de la India y Pakistán por la cuestión de Cachemira está en el conflicto de sus intereses económicos y estratégicos. Como compradores del imperialismo, representan también los intereses de las diferentes potencias imperialistas que las respaldan. Es mucho lo que Estados Unidos, Gran Bretaña y la UE se juegan económica y militarmente en ambos países del sur de Asia. La India es un mercado extremadamente importante para el imperialismo estadounidense, y más en un momento en el que, como el actual, se encuentra bajo los efectos de una grave crisis económica y financiera. De ahí que EEUU necesite que la economía india se abra aún más al saqueo neocolonial y a la explotación sin límites, fortaleciendo su control sobre la India. A su vez, EEUU considera a la India como un centro estratégico importante para contener la creciente influencia de sus rivales en Asia (Rusia y China) –de China específicamente en la región del Pacífico asiático–, en especial cuando los vínculos económico-diplomático-militares de Pakistán con ambos países se están ampliando.
 
 
 
En este contexto de creciente conflicto interimperialista entre los Estados Unidos y sus aliados, por un lado, y Rusia, China e Irán, por otro (que se manifiesta muy especialmente en la pugna por Siria y Ucrania), Estados Unidos quiere que la India esté firmemente de su lado. Las estrechas relaciones de Rusia con algunas exrepúblicas soviéticas de Asia central y los crecientes lazos económicos de China con ellas son otra causa de preocupación para Estados Unidos. El gobierno indio es también un importante aliado de Estados Unidos en su “guerra global contra el terrorismo”. En ese sentido, Estados Unidos y sus aliados imperialistas están alentando y utilizando la ambición de poder de las clases dominantes indias, y satisfaciéndola, hasta cierto punto, para asegurarse una mayor integración de la economía india en el mercado imperialista mundial.

Al mismo tiempo, no obstante, Estados Unidos también pretende que Pakistán esté de su parte para defender sus intereses económicos y estratégicos en Asia meridional, central y occidental, en su guerra en Afganistán y para contrarrestar a Rusia y China. Por lo tanto, no es probable que EEUU y sus aliados accedan a la pretensión del gobierno indio de aislar a Pakistán internacionalmente y de detener la “ayuda/asistencia” económica, diplomática y militar que recibe. Los esfuerzos del gobierno indio por aislar a Pakistán en el ámbito internacional, con el objetivo de obligarle a dejar de apoyar al movimiento cachemir, no tendrán éxito. El apoyo estratégico de las potencias imperialistas a sus compradores indios y paquistaníes continuará relativamente inalterado a corto plazo, aunque el alcance y el nivel de dicho apoyo puedan experimentar algunas variaciones tácticas de acuerdo con los cambios en la política internacional y en el equilibrio de fuerzas. Puesto que detrás del choque de intereses entre los gobiernos compradores de los dos países está el enfrentamiento entre las potencias imperialistas, la tensión y la acritud mutua entre ambos países seguirán existiendo e incluso podrán intensificarse con el agravamiento de las contradicciones fundamentales en el mundo.

En este contexto, es evidente que mientras las clases dirigentes indias persistan en su pretensión de suprimir el derecho a la autodeterminación del pueblo cachemir, prosigan con sus políticas xenófobas y fascistas hacia los musulmanes y mantengan su injerencia en los asuntos internos de los países del sur de Asia, en especial de Pakistán, no podrán evitar ataques como el de Uri. Como tampoco podrán las clases dominantes pakistaníes evitar que los pueblos y naciones oprimidos practiquen la resistencia armada contra el sometimiento y la opresión. Mientras las clases dominantes compradoras de ambos países continúen cediendo a los intereses estratégicos y económicos del imperialismo, nunca podrán contener la rebelión popular, armada o desarmada.

El Comité Central del PCI (Maoísta) llama al pueblo de la India a tomar conciencia de las maquinaciones nacional-chovinistas de las clases dirigentes indias, tramadas por el gobierno de Modi y los partidos parlamentarios contra Pakistán. Los pueblos de la India y Pakistán no tienen nada que ganar con una escalada militar o una guerra entre ambos países y sí mucho que perder. Serán los pueblos de ambos países quienes tendrán que soportar la enorme carga financiera de una eventual movilización militar a gran escala en la frontera, en función de la intensidad y del alcance de tal despliegue. Por lo tanto, exhortamos al pueblo a que se oponga a cualquier tipo de intervención expansionista del gobierno indio contra la Cachemira ocupada por Pakistán y contra Pakistán, ya sea mediante “ataques quirúrgicos”, la agresión militar directa o sanciones económicas o diplomáticas. El Comité Central reitera su inequívoco apoyo al derecho del pueblo de Cachemira a la autodeterminación, incluyendo la secesión de la India, e insta al pueblo indio a defender firmemente este derecho del combativo pueblo cachemir. Al pueblo de Cachemira le decimos: “¡No estáis solos!” ¡Opongámonos a la ocupación india de Cachemira y al terrorismo de Estado continuado de las fuerzas armadas indias! ¡Apoyemos la lucha de la nación cachemira por su libertad! ¡Exigimos que se detenga la política belicista, chovinista y agresiva del gobierno indio que dirigen los fascistas hinduistas para fomentar el expansionismo! ¡Exigimos que se ponga fin a las amenazas e intimidaciones contra artistas y ciudadanos paquistaníes en la India! ¡No rotundo a cualquier tipo de guerra con Pakistán!

(Abhay)
Portavoz
Comité Central
PCI (Maoísta)
 
-----------

La Policía y los Maoístas se preparan para la Semana del PLGA


La 16ª Semana del PLGA (Ejército Guerrillero de la Liberación Popular), que está planeada para comenzar el 2 de diciembre, es esperada de ser diferente este año, especialmente en la región aislada de la frontera Andhra-Odisha (AOB).
 
La situación en el AOB es volátil y en medio del inquietante silencio el calor de la erupción de volcano es omnipresente. Está siendo visto como una cuestión de importancia y prestigio, tanto por la policía como por el prohibido CPI (Maoísta).
 
Los amobos, la policía como los Maoístas, están en el modo preparatorio para demostrar su fuerza, y lo que hace que la semana será diferente este año de los anteriores, es que se está occuriendo después de la reciente serie de encuentros del 24 al 27 de octubre, en la región aisalda de la frontera de Andhra-Odisha (AOB), que dejó 30 maoístas muertos, entre ellos líderes como Bakuri Venkata Ramana también conocido como Ganesh y Samala Kistayya conocido como Daya. Ambos eran del rango de secretario de Estado del equipo prohibido.
 
Aparte de esto, más de 14 DCM y ACMs fueron asesinados en los encuentros por la élite anti-Naxal fuerza de AP, los galgos. El PLGA, el brazo armado del CPI (Maoísta), fue fundado en el año 2000. Y la semana PLGA se observa desde la muerte de tres miembros del Comité Central del equipo prohibido – Seelam Naresh, Nalla Adi Reddy y Yerramreddy Santosh Reddy en Koyyuru en el distrito de Karimnagar el 2 de diciembre de 1999.
 
 
------------

Grecia: Protesta de solidaridad con los presos políticos y de condena de los asesinatos de revolucionarios, delante de la Embajada de la India


El sábado, 26 de noviembre de 2016, se produjo una manifestación frente a la Embajada de la India en Atenas. Los manifestantes condenaron el continuo encarcelamiento de revolucionarios indios Ajith y Kobad Gandhy así como otros presos políticos en la India. Fue una iniciativa del Comité de Solidaridad que fue apoyado por organizaciones de izquierda.

En esta reunión, los manifestantes gritaron consignas de solidaridad con los militantes indios y de condena de las acusaciones injustas y las duras condiciones de prisión. Condenaron las políticas bárbaras y sanguinarias del gobierno Modi . A través de sus lemas declararon que los verdaderos terroristas son los imperialistas y no los pueblos oprimidos ni los militantes que son un obstáculo para los planes imperialistas.

 


Athens, Greece

Protest of Solidarity with the political prisoners and condemnation of the murders of Revolutionaries, outside the Indian Embassy

On Saturday 26 November 2016 there was a protest outside the Indian Embassy in Athens. The protesters condemned the continuing imprisonment of Indian revolutionaries Ajith and Kobad Gandhy as well as other political prisoners in India. It was an initiative by the Solisarity Commitee which is supported by Left organizations.

In this gathering the protesters shouted slogans of solidarity to the Indian militants and of condemnation of the unjust accusations and the harsh conditions of imprisonment. They condemned the barbaric and murderous policies of the Modi government. Through their slogan they declared that the real terrorists are the imperialists and not the oppressed peoples and the militants who are an obstacle to the imperialist schemes.

The gathering and the resolution of the Solidarity Commitee condemned intensely the mass murders, tortures, rapes and extrajudicial executions that are an everyday occurrence in India in the context of Operation Green Hunt. We demanded a stop to this murderous operation that targets the communists and the poor peasantry who struggle for their land against the plunder of multinationals and mining corporations.

The protesters demanded to paste the resolution on the Indian Embassy entrance, but police forces denied them access to the Embassy. There was also presence of Indian security personel who videoscoped the protesters' faces. Of course we chased them away. We condemned the denial of our right to paste the resolution on the Embassy door as well as the attempt to terrorize us by mass presence of police forces.

We declare that state terrorism cannot silence all those that want to shout for peoples' rights! The Solidarity Commitee will continue acting in support of Indian revolutionaries and express in every instance its solidarity!
 

 
-----------

martes, 29 de noviembre de 2016

Acciones internacionales del 24 de noviembre en solidaridad y lucha para la liberación incondicional de los presos políticos en la India



Actions for November 24th
   
On November 24th, the international day of solidarity and struggle for the unconditional release of the political prisoners in India, various actions were carried out around the world, which we document here.
 
In Austria several wall newspapers were hung up in commemoration of comrade Kishenji who was captured, brutally tortured and murdered on November 24th, 2011. The campaigns were carried out in Innsbruck, Salzburg, Linz and Vienna.

An article about Kishenji has also been published in the current issue of the Antifaschistischen Aktion-Infoblatt.
 
 
In Colombia, a demonstration was held in front of the Yankee-embassy on November 24th.
 
 
 
In Galicia posters were hung up in several places and wall paintings were made.
 

 
 
In Chile, there was an action at the Indian Embassy and propaganda in universities and schools.
 
 
 
 
In Italy, in Taranto, Bergamo and Palermo wall newspapers and posters were hung up. In Milan there was an information event.
 
 
 
 
 
 
 
 
In Brazil, demonstrations were held in Belo Horizonte and Rio de Janeiro.
The demonstration in Belo Horizonte was held on November 25th, the national day of mobilization and the struggle for work and guarantee of rights. On the demonstration a banner with the photo of the comrade Sandra Lima was held.
 
 
 
 
 
When a monument on the Central Square of the city was mounted by demonstrators, cops tried to arrest them, but remained unsuccessful.
 

 
 
In Rio de Janeiro a demonstration by the Brazilian center of solidarity with the peoples (Centro Brasileiro de Solidariedade aos Povos - Cebraspo) was held on November 24th in front of the Yankee-consulate.
 





 
 
In France, rallies were held in Paris and Clermont-Ferrand, in Paris on the Place de la République. In addition, wall paintings and posters were placed at universities.
 





 
 
In Germany wall paintings and wall newspapers were hung in Berlin and Hamburg.
Berlin, S-Bahnstation Poelchaustraße, Marzahn:
 


 
 
Billstedt, Hamburg:
 

 
 

 English: http://www.demvolkedienen.org/index.php/en/weltweit/1122-actions-for-november-24th
 
 
--------------
 

viernes, 25 de noviembre de 2016

Viva la Solidaridad entre los pueblos!

Cartel de denuncia de la masacre de Malkangiri, India
 
Condamnons le terrorisme d’Etat !
 
Le 24 octobre 2016, 30 révolutionnaires d’Inde ont été lâchement et sauvagement assassinés puis odieusement mutilés par la police spéciale aux ordres de l’Etat fasciste et réactionnaire Indien. Ce dernier est aujourd’hui prêt à tout pour mater par la terreur et la barbarie la révolution juste et légitime du peuple d’Inde.
 
Ce massacre du 24 octobre s’ajoute à la longue liste des exactions ordonnées depuis plusieurs années par cet Etat terroriste qui n’a pas hésité à déclencher depuis 2009 l’opération Green Hunt – véritable guerre ouverte contre la population et les révolutionnaires qu’elle soutient et qui aujourd’hui a conduit à la mort plusieurs milliers de personnes dans le plus total silence des médias, des organisations internationales et avec la complicité des Etats impérialistes, plus préoccupés par leurs intérêts marchands que par le respect des droits humains les plus élémentaires.
 
Qui sont alors les véritables terroristes ? Le Parti Communiste d’Inde maoïste déclaré organisation terroriste par cet état fasciste alors qu’aucun membre de ce parti révolutionnaire n’a jamais été jugé pour acte terroriste par ses mêmes accusateurs ?  Est-ce ceux qui luttent pour l’émancipation et la justice économique et sociale ou cet état qui massacre et assassine impunément ? Qui sont les véritables terroristes ? Le Parti Communiste Indien maoïste qui lutte aux côtés et pour le peuple ou ses bourreaux qui au quotidien oppriment, pratiquent des arrestations arbitraires, des éliminations ciblées et massives,  des mutilations sur les dépouilles abattues de sang froid, et qui provoquent un génocide contre tout un peuple, sans aucun respect des droits les plus élémentaires ni des accords internationaux pourtant ratifiés par ce même Etat?
 
Aujourd’hui, le CRI Rouge (collectif rouge internationaliste pour la défense des prisonniers révolutionnaires) condamne avec fermeté l’ensemble de ces massacres et ces assassinats barbares, et exige l’arrêt immédiat de l’opération Green Hunt. Le CRI Rouge se mobilise aussi pour exiger la libération immédiate et sans condition pour tous les prisonniers politiques et de guerre, notamment en Inde. Le CRI Rouge appelle enfin tous les révolutionnaires, tous les militants anti-impérialistes, toutes les forces progressistes et démocrates à soutenir la lutte du peuple d’Inde et à faire connaître non seulement cette barbarie avec laquelle on le traite mais aussi  sa résistance héroïque pour l’émancipation et la justice sociale, alors que cette situation est totalement et partout passée sous silence.
 
Gloire aux martyrs de la révolution en Inde !
Vive la lutte juste et légitime du peuple d’Inde !
Arrêt immédiat de l’opération Green Hunt !
A bas l’Etat fasciste réactionnaire d’Inde et la domination impérialiste !
Vive la solidarité entre les peuples !
 
Paris, le 20/11/2016


------------

jueves, 24 de noviembre de 2016

Emboscada de la guerrilla naxalita contra batallón de las fuerzas policiales reaccionarias en Chhattisgarh



Un Subinspector de la Fuerza Policial de Reserva Central (CRPF) resulto muerto y un alguacil de la CRPF resulto herido en la explosión de una mina colocada por guerrilleros naxalitas del PLGA (Ejército Guerrillero de Liberación Popular) en los densos bosques del  distrito de Sukma el 22 de noviembre, informa The Telegraph.
 
"El incidente ocurrió esta madrugada cuando un equipo de patrullaje del batallón 74 de la CRPF estaba en una operación de dominación del área en la zona de Chintalnar" dijo un funcionario de la CRPF.
 
Mientras las fuerzas de seguridad estaban acordonando un parche entre el campo de la policía de Burkapal y Chintalnar, un soldado pisó un artefacto explosivo improvisado con un gatillo de presión.
 
En otro ataque guerrillero dos funcionarios de la CRPF resultaron heridos cuando guerrilleros naxalitas desencadenaron una explosión de mina en Narsapuram en el distrito de Sukma el 21 de noviembre.
 
----------

lunes, 21 de noviembre de 2016

CPI (Maoist) against MODI's regime english/spanish



...Narendra Modi's leadership indicates the intensification of exploitation, oppression and fascism in the country!

Build a widespread struggle to fight back the threat from Brahmanical Hindu-fascists by uniting all the revolutionary and democratic forces!

MOdi's regime poses a threat to the people of India and an existential threat to the armed agrarian revolutionary war, religious minorities and oppressed nationalities and dalits and other oppressed communities. The emergence of fascism to overcome its crises and counter the growth of revolutionary, national liberation and democratic movements in the context of deepening imperialist crises worldwide is a growing phenomenon in the present times. To effectively implement the neo-liberal policies, imperialists and their allies seek to establish neo-fascist forms of rule. This can be seen in India as well.

This is a challenge before the revolutionary and democratic forces and the masses of our country. That is why the exploited masses of India, oppressed nationalities, patriots and pro-people individuals and organisations, students and youth, intellectuals and other progressive forces should comprehend the serious threat posed by the growth of the Brahmanical Hindu-fascists. Building broad-based and powerful mass movements by uniting all the revolutionary and democratic organizations, forces and individuals and the vast masses against all ruling classes, particularly against saffron fascism, is an important task before us. Simultaneously, struggles must be waged to resolve the day-to-day and the basic problems facing the masses. No right can be won by the people without struggles. Only by uniting all the struggling forces and defending, intensifying and expanding the protracted people's war and the completion of the new democratic revolution with armed agrarian revolution at its axis can the basic problems of the people and our country be resolved and all reactionary, fascist and counter-revolutionary weeds be uprooted.

(Abhay)
Spokesperson, Central Committee, CPI (Maoist)
2014
 
 
..la dirección de Narendra Modi indica la intensificación de la explotación, opresión y fascismo en el país!

¡Construir una amplia lucha para contraatacar la amenaza de los fascistas brahmánico- hindúes uniendo a todas las fuerzas revolucionarias y democráticas!

La denominada “ola Modi” es la creación conjunta de las grandes corporaciones y sus medios de comunicación. Narendra Modi ha sido presentado por los imperialistas, las multinacionales, la gran burguesía burocrática compradora y los grandes terratenientes para desviar la ira popular en contra de las políticas neoliberales de las clases dominantes y abrir la puerta al fascismo como hizo Hitler para servir con más eficacia a sus intereses. De hecho, el Partido del Congreso ha sido desenmascarado y desacreditado en profundidad como un partido claramente antipopular, reaccionario y corrupto. Percibiendo la furia popular, las clases dominantes indias y los imperialistas han presentado a otro partido de la clase dominante bajo la forma del BJP y Narendra Modi en lugar de Manmohan Singh como una alternativa ante el pueblo, sólo para engañarle con ilusiones parlamentarias durante otros cinco años.

..el regimen de MODI plantea una amenaza al pueblo de la India y una amenaza existencial a la guerra revolucionaria agraria armada, a las minorías nacionales y dalits y a otras comunidades oprimidas. El surgimiento del fascismo para superar sus crisis y hacer frente al crecimiento de los movimientos revolucionarios, de liberación nacional y democráticos en el contexto de la profundización de la crisis imperialista internacional es un fenómeno creciente en la actualidad. Para implementar de forma efectiva las políticas neoliberales, los imperialistas y sus aliados buscan establecer formas neofascistas de dominación. Esto se puede ver también en la India.

Esto es un desafío ante las fuerzas revolucionarias y democráticas y las masas de nuestro país. Esa es la razón por la cual las masas explotadas de la India, las nacionalidades oprimidas, los patriotas, las organizaciones e individuos, estudiantes y jóvenes, intelectuales y otras fuerzas progresistas que defienden al pueblo, deben comprender la seria amenaza planteada por el crecimiento de los fascistas brahamánicos hindúes. Construyendo movimientos de masas amplios y poderosos a través de la unidad de todos los revolucionarios y organizaciones, fuerzas y personas democráticas y las amplias masas contra todas las clases dominantes, en particular contra el fascismo azafrán, es una importante tarea ante nosotros. De manera simultánea, se deben desarrollar las luchas para resolver los problemas básicos y diarios a los que se enfrentan las masas. El pueblo no puede conquistar ningún derecho sin luchas. Sólo uniendo a todas las fuerzas que luchan y defendiendo, intensificando y extendiendo la guerra popular prolongada y la realización de la revolución de nueva democracia con la revolución agraria armada como su eje, se pueden resolver los problemas básicos del pueblo y erradicar todas las raíces reaccionarias, fascistas y contrarrevolucionarias.

(Abhay)
Portavoz,
Comité Central, Partido Comunista de la India (Maoísta) 2014
 
 
--------

Contra la Guerra al Pueblo de la India apoyar el Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI)


--------